Inicio  






  Por el libro
Bookmark & Share

El Vocero

Mientras los comercios plantean preocupación de que la eliminación de las bolsas plásticas en la mayoría de los comercios pueda provocar un incremento en las pérdidas de los negocios  por el hurto,  otras personas entrevistadas destacaron que las personas que incurren en dicho acto criminal  lo harán con o sin bolsas.

El presidente del Centro Unido de Detallistas  (CUD), Nelson Ramírez, explicó que tras la implantación de la Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y la Reglamentación del Uso de Bolsas Plásticas en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico (Ley 247 de 2015), les preocupa que aumenten las pérdidas relacionadas al hurto, pues legalmente no pueden pedir recibos a la salida de los comercios. Destacó que solo clubes de ahorro como Sam’s y Costco se les permite dicho requerimiento a los clientes, que incluso esta resguardado dentro de los contratos de membresía.

La preocupación de Ramírez surge ya que han notado cierta incomodidad de algunos clientes que se rehúsan a comprar bolsas reusables y salen de los establecimientos con la compra sin empacar. Mientras otros clientes han desistido de comprar una vez se enteran de la nueva regulación.

En otros aspectos, Ramírez manifestó a EL VOCERO que existen mega cadenas que están regalando las bolsas reciclables a sus clientes,  algo con lo que las Pymes difícilmente pueden competir.

De igual forma,  lamentó que entre las personas mayores existen quiénes económicamente no pueden incurrir en la compra de las bolsas reusables.

Por su parte, la expresidenta del CUD, Enid Monge,  abogó por que se revise la Ley para establecer una balanza entre los esfuerzos para reducir la contaminación ambiental,  los derechos a la privacidad de los consumidores y lo que representa en costos para los comercios. De lo contrario, los comercios tendrán que descansar en la iniciativa  de sus empleados para prevenir el hurto de mercancía.

Según Monge, las reacciones de los consumidores ante la nueva regulación ha sido mixta. Unos favorecen la protección al ambiente, y otros se molestan porque tienen que adquirir las bolsas reusables en vez de los comercios asumir los costos.

De otro lado, el director de Asuntos Corporativos de Walmart Puerto Rico, Iván Báez, sostuvo que ante el posible aumento en hurtos a raíz de los cambios, la empresa ha reforzado los niveles de seguridad tanto en el personal como en las herramientas tecnológicas tales como sensores y cámara de video.

Sobre la acogida de los clientes a la nueva regulación,  Báez expuso que en su mayoría los clientes se están adaptando al uso de las bolsas reusables.

Aunque actualmente la empresa está vendiendo unas bolsas en tela, Báez reconoció que también  están considerando ofrecer a sus clientes otro tipo de bolsas de manera gratuita.

Entretanto, el defensor de los derechos de los consumidores, Gilberto Arvelo, mejor conocido como Doctor Shoper, puntualizó que “a la hora de robar, lo hacen con o sin bolsas”. Y destacó que ciertos cabilderos estaban buscando descarrilar  la Ley porque las empresas que representan se dedican a la venta de bolsas plásticas, y esta regulación les afecta su negocio.

Para Doctor Shoper, esta legislación es a tono a otras iniciativas a nivel mundial como es el caso de Buenos Aires,  donde también este mes de enero entró en vigor la prohibición de expendio de bolsas plásticas en los supermercados,  hipermercados y ciertos comercios.

De acuerdo a eltiempo.com, el ministro de Ambiente y Espacio Público de Buenos Aires, Eduardo Macchiavelli, justificó la regulación aduciendo que es “por el daño ambiental que producen. Estas bolsas llegan a los ríos y causan un daño enorme en la flora y en la fauna. El segundo motivo ya tiene que ver más directamente con el día a día de la ciudad. Las bolsas llegan a los sumideros, los tapan… cuando llegan a los ríos subterráneos forman verdaderos diques que traban la circulación del agua y favorecen inundaciones”.

Finalmente,  Arvelo aseguró que la mayoría de los consumidores locales se han ido acoplando a la nueva directriz. Algunos cargan con sus bolsas reciclables a la hora de hacer sus compras y otros se las compran a los establecimientos.

Hasta el próximo julio de 2017, los comercios están cobijados por una moratoria,  por lo que están exentos de ser multado por el uso de bolsas plásticas.

La Ley 247 dispone que hasta julio los comercios solo recibirán notificaciones por faltas administrativas,  luego de dicha fecha cualquier negocio que violen la ley puede incurrir entre $100 por la primera infracción, $150 por la segunda violación, y $200 por cada violación posterior.