Inicio  



 Lo Más Visto
- Tiendas de Nueva York guardan alimentos y otros productos en cajas de seguridad por aumento de robos
- Empresas de bienes de consumo adaptan su oferta en previsión de una posible recesión económica
- Los robos y la reducción del PAN impactan a los negocios del País
- El petróleo de Texas baja un 4 % y cierra en 90,66 dólares el barril
- El Gobierno de EE UU lleva a juicio la fusión de dos grandes editoriales para impedir un monopolio




  Por el libro
Bookmark & Share

4 de agosto de 2022

El Vocero

El hurto de artículos en los comercios y la terminación del dinero extra que recibían los participantes del Programa de Asistencia Nutricional (PAN), son de las principales situaciones que está afectando negativamente a los negocios del País, principalmente a las grandes cadenas, según expusieron representantes del sector comercial durante el Foro Anual de Retail de la Asociación de Comercio al Detal (ACDET), celebrada en el Centro de Convenciones.

Acorde con los deponentes, el saqueo en los establecimientos comerciales se ha convertido en un ‘buen negocio’ para los malhechores, que previo a cometer el delito, ya tienen a quien venderles los productos que se llevan sin pagar.

Daniel Negrón, gerente de Protección de Activos de Puerto Rico & USVI de Walgreens, explicó que esta modalidad es un dolor de cabeza para los comerciantes, por el impacto económico que significa, además de la incomodidad para los empleados que presencian los robos de personas que en muchas ocasiones tienen comportamiento violento.

“En lo que va de año, en Bayamón se han perdido $40,000 en hurtos, en Caguas, $30,000; en San Juan, $30,000 y en Carolina, $15,000. Revenden los productos ‘online’, en quioscos y pequeños comercios. El promedio de pérdida por cada incidente está entre $400 y $6,000, y tenemos tiendas con 19 robos en un mes, por lo que la pérdida se multiplica”, explicó sobre los robos, que se dan mayormente en los mencionados municipios.

Dicho patrón, que se ha incrementado desde el comienzo de la pandemia, está ocurriendo a nivel de Estados Unidos, donde el 67% de las pérdidas del ‘retail’ son el resultado de los robos y ascienden a $45 millones diarios. En Puerto Rico, la mayoría de los artículos hurtados son de marcas privadas, especialmente de cosméticos.

“Este patrón significa pérdidas, y un costo operacional de educar a los empleados y proveer seguridad para que los clientes se sientan seguros en nuestras tiendas. Durante la pandemia hemos visto una escalada en hurtos y el 72% de los comercios reportan que estos criminales se tornan violentos. Son grupos organizados que estudian horarios y el personal”, informó Negrón.

El mismo problema se vive en las tiendas de materiales de construcción como Home Depot, donde los robos también son constantes y los ladrones eligen llevarse artículos costosos. Se registran entre ocho y 10 robos diarios y se pierden anualmente cerca de $40 millones en las tiendas de Puerto Rico.

“Se llevan herramientas de sobre $200 como taladros y visitan las tiendas varias veces al día. Son delincuentes organizados que a veces llegan con armas de fuego”, declaró Alex Sostre, del Departamento de Mitigación de Pérdida de Home Depot del Sur de Florida, Islas Vírgenes y Puerto Rico.

En el caso de las tiendas de WalmartZuliannestsy Montalvo, gerente de Protección de Activos, explicó que se roban productos electrónicos y celulares, entre otros artículos y que la empresa está tomando acción sobre esta situación que afecta las ganancias. Entre las iniciativas figura un portal de publicaciones de videos de los delincuentes y sus descripciones.

Por su parte, el coronel Orlando Rivera, director de la academia del Negociado de la Policía de Puerto Rico, exhortó a que las personas acusen a los ladrones para que estos delitos tengan consecuencias.

“La política de las tiendas es de no intervenir con los hurtos, pero la Policía de Puerto Rico necesita de los testigos para poder procesar a los delincuentes”, dijo Rivera.

Necesarios los fondos del PAN

A partir de este mes, los participantes del PAN comenzaron a recibir menos fondos de los que tuvieron disponibles en los pasados años de las asignaciones de emergencia por la pandemia de covid-19. Esto ha impactado a los comercios, sobre todo a los supermercados, que tendrán que enfrentar una merma en sus ventas en los meses de julio, agosto y septiembre. Ya en octubre, Puerto Rico recibirá un aumento en el presupuesto federal para el PAN, lo que significará un incremento de beneficios a los recipientes del programa. El aumento representará más de $130 millones adicionales, según la Administración de Desarrollo Socioeconómico de la Familia (Adsef).

“En las últimas semanas, se han juntado las vacaciones y la merma de fondos del PAN. Ahora hay que ver como se mueve agosto y septiembre, esperamos que haya una baja, porque las familias están teniendo menos ingreso mensual”, indicó Eduardo Marxuach, presidente de Econo.

El ejecutivo dijo que, desde el pasado mes de mayo, ha visto como la gente está estirando el dólar para que le rinda un poco más el presupuesto.

“Los clientes están más pendiente a los especiales en los ‘shoppers’ y hay más movimiento de las marcas privadas”, comentó reconociendo que el consumidor está visitando el supermercado con más frecuencia y compra menos artículos, lo que demuestra que tiene un presupuesto limitado.

“Hay que mirar el impacto económico los próximos meses. Entiendo que la tendencia es que los costos globales comiencen a disminuir porque ya la inflación no da para más”, opinó Marxuach.

Según el ejecutivo, el 40% de los fondos del PAN se transfieren a otros sectores, aparte de la industria de alimentos y bebidas, por lo que el efecto económico en la Isla afecta a diversos mercados.

“La reducción del PAN es como si le bajarán el sueldo al consumidor, esa diferencia la usaba para comprar otras cosas como ropa y zapatos. Ahora con este recorte apenas le va a dar el dinero con la inflación. Son fondos que van directamente al consumidor, se convierten en ‘cash’ y estimulan la economía”, alegó el presidente.