Inicio  

 Lo Más Visto
- Al garete la reducción del IVU a alimentos preparados
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Cómo reducir los residuos plásticos que generamos
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba




  Por el libro
Bookmark & Share

9 de marzo de 2011

El Nuevo Herald

WASHINGTON -- Han enviado cartas, volantes, y notas por Tweeter, y han suplicado, pero las autoridades del Pentágono todavía están luchando por entregar una gran cantidad de dinero a soldados y veteranos.

El Departamento de Defensa dijo el martes que hasta la semana pasada habían gastado sólo $300 millones de los $534 millones aprobados por el Congreso como pago especial para los militares obligados después del 11 de septiembre del 2001 a servir más allá de sus períodos de alistamiento, una controversial práctica llamada ‘‘stop-loss'.

El dinero fue aprobado en el 2009, y se suponía que los militares lo reclamaran para octubre. Pero el Congreso acaba de extender la fecha límite por cuarta vez, hasta el 18 de marzo.

Las amplias gestiones realizadas por el Pentágono, la Casa Blanca, el Congreso y el Departamento de Asuntos de Veteranos para conseguir que la gente reclame el dinero han incluido cartas a la última dirección conocida de las 145,000 personas consideradas elegibles, y un anuncio de servicio público grabado por el presidente Barack Obama y difundido el año pasado.

Las autoridades también han puesto mensajes en las páginas de Facebook del Pentágono y en servicios individuales, difundido la noticia mediante 130 organizaciones de veteranos y de servicios militares, impreso recordatorios al final de los recibos de pagos de militares y retirados, y publicado historias y anuncios en televisión, radio, periódicos y blogs de zonas del país donde viven cantidades considerables de militares, dijo Eileen Lainez, vocera del Departamento de Defensa.

Calificada de reclutamiento encubierto por sus opositores, la política de ‘‘stop-loss' --o extensión involuntaria del plazo de alistamiento-- fue impopular y obligó a muchos militares a posponer inesperadamente sus planes de estudios, familiares o de empleos civiles. A pesar de que los contratos militares permiten la aplicación de la política de "stop-loss', las autoridades creen que las sospechas hacia el gobierno pueden haber disuadido a algunos de reclamar el dinero.

"Sé que ha habido confusión y escepticismo', dijo Obama en su mensaje radial de dos minutos y medio. "Algunos veteranos piensan que esto es una especie de truco o de engaño, o de que es una forma del gobierno para llamarlos de regreso al servicio'. "Nada podría estar más lejos de la verdad', dijo. "Ustedes trabajaron duro: ustedes se ganaron este dinero'.

Los pagos han promediando $3,800 y se han entregado a 81,000 personas, dijo Lainez.