Inicio  






  Orejitas
Bookmark & Share

25 de mayo de 2010

El Nuevo Herald

Mientras el verano se acerca y los niños cambian la mochila escolar por las tablas de poliespuma para desplazarse por el agua, se exhorta a los padres a que conozcan los peligros de las piscinas en parques y centros acuáticos.

La Comisión de Seguridad de Productos al Consumidor (CPSC) debe publicar hoy su informe anual de niños ahogados, que abarca el número de muertes y lesiones vinculadas con albercas, spas y bañeras. La publicación del informe coincide con el lanzamiento de una campaña nacional dirigida a reducir este tipo de incidentes en todo el país.

``Creemos que con pocas medidas clave que mejoren la seguridad de las piscinas podemos salvar vidas y conseguir que los niños se diviertan', dijo Inez Tenenbaum, presidenta de la CPSC, en una declaración.

Entre las conclusiones del reporte:

• Se reportaron a la CPSC entre el 2005 y el 2006 un promedio de 385 muertes de niños de menos de 15 años en piscinas. De esos ahogamientos, un promedio anual de 299 eran menores de 5 años.

• Del número estimado de lesiones anuales sufridas por niños menores de 15 años entre el 2007 y el 2009, aproximadamente 54 por ciento ocurrieron en una vivienda.

• Siete personas fueron lesionadas al quedar atrapadas en el 2009, según informes recibidos por la CPSC.

Se espera que el lunes en Fort Lauderdale Tenenbaum sea acompañada por los nadadores olímpicos Jason Lezak y Janet Evans, y la representante federal Debbie Wasserman Schultz, para inaugurar la campaña Seguridad en las Piscinas, que continuará durante todo el año.

También asistirá a la ceremonia Nancy Baker, cuya hija, Virginia Graeme Baker, se ahogó en junio del 2002. Baker dijo que su hija era una niña humilde, dulce y amorosa a quien no le gustaba correr riesgos, como a su hermana melliza. La niña de 7 años, buena nadadora y nieta del ex secretario de Estado James Baker, falleció al quedar atrapada por la succión en un jacuzzi.

``No la pude sacar', dijo Nancy Baker del incidente, que sucedió en una fiesta de graduación. ``Ni siquiera sabía qué la tenía atrapada'.

Una ley federal dirigida a mejorar la seguridad en las piscinas lleva el nombre de Virginia Graeme Baker.

Chrissy Cianflone, directora de programas de Safe Kids USA, dijo que los padres deben instalar barreras y verjas adecuadas alrededor de las piscinas, aprender reanimación cardiopulmonar y vigilar a los niños en las piscinas y sus alrededores. Es necesario supervisar incluso los niños que tomen clase de natación, dijo Cianflone. Con frecuencia, agregó, los padres dicen que supervisan a los menores pero se distraen en otras cosas.

``La gente se ahoga en cuestión de segundos', dijo Cianflone. ``Los niños se ahogan rápida y silenciosamente. No es como en las películas... Quedan bajo el agua y generalmente la gente se da cuenta de pasa algo cuando no escuchan nada, cuando hay silencio. Para entonces es demasiado tarde'.