Inicio  





 Lo Más Visto
- ¿Aguacates en peligro?: revelan la amenaza que se cierne sobre el 'oro verde'
- Aerolíneas demandan al gobierno federal por norma que les exige transparencia sobre tarifas
- Alerta tras inundaciones: potencial aumento de casos de dengue y leptospirosis
- Multan a firmas de Slim por falta de permisos en cables interoceánicos
- Retiran más de 1,300 cajas de habichuelas coloradas Goya distribuidas en Puerto Rico y Santa Cruz




  Orejitas
Bookmark & Share

14 de septiembre de 2009

La Opinion

Seguramente conoces la famosa fábula de la cigarra y la hormiga, ¿verdad? Entonces recuerdas cómo la poco previsora cigarra —que en verano no ahorró nada para los malos tiempos, a diferencia de la hormiga, que trabajó y guardó sus suministros— se quedó sin nada de comer cuando llegó el invierno. Pues a ti también, si gastas cada centavo de tu salario mensual y solamente haces los pagos mínimos de tus tarjetas de crédito, cualquier imprevisto podría ponerte al borde de la ruina económica. Evita eso y sigue estos dos consejos:

1. Crea un fondo de emergencia.

Un fondo de emergencia es una cuenta de ahorro (como, por ejemplo, las de Money Market) destinada a cubrir gastos extraordinarios. Una vez que la abres, no debes retirar fondos de ella para tus gastos diarios, sino solamente en caso de que exista una verdadera emergencia. Establecer este fondo es el primer paso hacia la creación de un sólido plan financiero para ti y tu familia.

El dinero que depositas en tus ahorros de emergencia podrá variar con el tiempo, pero inicialmente es aconsejable tener una reserva equivalente al valor de tus gastos durante tres meses. Para aquellos que están (mal) acostumbrados a gastar cada centavo que ganan, crear esta cuenta será, sin duda, muy difícil al inicio. Pero una vez que se establezcan, podrán felicitarse.

2. Extiende el plazo de tu fondo.

Una vez que hayas logrado ahorrar para cubrir tus gastos durante tres meses, debes extender la meta de tu economía para garantizar una reserva de seis meses. Un modo simple de calcular exactamente cuánto estás gastando es restar de tu salario mensual el monto de tus ahorros. La suma restante es la cantidad que estás gastando. Debes multiplicar esta suma por el número de meses que quisieras que te cubra tu fondo de emergencia.

Si ganas $40,000 al año (aproximadamente $3,333 mensuales), necesitarías ahorrar $10,000 en tu fondo para ampararte durante tres meses. Para extender el plazo del fondo hasta seis meses, necesitarías ahorros de $20,000. Para lograr esta meta siguiendo nuestro ejemplo, tendrías que ahorrar aproximadamente $830 cada mes durante un año para crear un fondo de emergencia de tres meses.