Inicio  



 Lo Más Visto
- Avicultores dicen que México produce 99,9 % del huevo que requiere su mercado
- Cómo saber si la cerveza se ha echado a perder
- Pronóstico del precio del gas natural – El gas natural sigue cayendo
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com




  Estirando el chavito
Bookmark & Share

12 de julio de 2005

De acuerdo con las estadísticas tres de cada cinco familias estadounidenses no pueden pagar el saldo total de sus tarjetas de crédito cada mes y en total arrastran un saldo promedio de 12 mil dólares.

De no apurarse a reducir ese balance, a partir de enero de 2006, la situación financiera de quienes ahora tienen ya problemas para enviar aunque sea el pago mínimo a sus tarjetas podría empeorar cuando las instituciones bancarias y financieras comiencen a poner en práctica las nuevas normas establecidas por la Oficina de Control de la Moneda (OCC) para acortar el tiempo de amortización de la deuda acumulada en las tarjetas de crédito.

El año pasado los estadounidenses pusieron en plástico una deuda de 2,000 millones de dólares.

?La mala noticia, sobre todo para quienes tienen deudas muy altas, es que pueden ver subir su pago mensual, en algunos casos de manera considerable?, dice Bradford Stroh, fundador y director ejecutivo de la oficina de consejería de crédito Freedom Financial Network LLC, con sede en San Mateo.

Después de enero del próximo año, por ejemplo, los consumidores con un balance pendiente de 20 mil dólares pueden ver aumentar sus pagos mínimos de 400 a 600 dólares o incluso hasta a 800 dólares mensuales, dependiendo de la institución financiera y de sus circunstancias particulares.

Pero aun así, explica Stroh, a la larga esta puede ser una medida positiva porque los consumidores serán menos esclavos de sus deudas debido a que tardarán menos en saldarlas.

?Hasta ahora algunas personas han estado atrapadas en un ciclo recurrente de deuda del que prácticamente no podían escapar?, dice Stroh, agregando que los cambios en el pago mínimo, tendrán previsiblemente un impacto también en la industria financiera que ya está incrementando su presupuesto de cobertura de pérdidas por impago.

Según los expertos en finanzas personales, muchas familias con problemas económicos pueden plantearse la bancarrota para deshacerse de sus deudas, pero advierten que debido a la reciente reforma en la ley que la regula, se hace más difícil recurrir al Capítulo 7 y recomiendan a los consumidores que busquen asesoría financiera para prevenir una solución drástica.

Algunos bancos ya han comenzado a tomar medidas anticipándose a los nuevos requerimientos de cobranza que entrarán en vigencia en enero. Wells Fargo, por ejemplo, ya modificó las condiciones en las tarjetas expedidas a partir el 3 de junio, según indicó una portavoz de esta institución financiera. Para los usuarios de las tarjetas expedidas antes de esa fecha los cambios empezarán a notificarse en el otoño, consistiendo básicamente en garantizar que al menos un 1% del pago se dedique a amortizar el capital debido, y no sólo intereses y tarifas financieras.

Bank of America introdujo algunos cambios para la expedición de tarjetas en abril 2004, y planea hacer nuevos ajustes en los próximos meses.

?Básicamente se trata de evitar la amortización negativa?, dice Betty Reeese, portavoz de Bank of America.

En los últimos años la práctica de muchas instituciones ha sido calcular sólo entre el 2 y el 2.5% como pagos mínimos. Dependiendo de las cargas financieras e intereses que arrastre el consumidor, ello podía suponer que una deuda de mil dólares tomara 22 años en ser amortizada con una cantidad en intereses muy superior a la deuda inicial.

De acuerdo con Tracey Mills, portavoz de la Asociación de Banqueros Estadounidenses (ABA), se estima que sólo entre el 3 y 5% de los usuarios de tarjetas de crédito en Estados Unidos abonan únicamente el mínimo requerido a su saldo.

Con las nuevas reglas, el pago mínimo será del orden del 3 al 4% del saldo pendiente acumulado.

Sophia Chávez, portavoz de By Design Financial Solutions, señala que pagar la deuda en menor tiempo es positivo para los consumidores pero comenta que sería deseable que las instituciones financieras cambiaran también sus prácticas en el sentido de dar más educación antes de expedir una tarjeta, en lugar de ofrecerlas casi indiscriminadamente. El año pasado, los estadounidenses recibieron 5,200 millones de ofertas de tarjetas de crédito.

Chávez recomienda a las personas que tienen varias tarjetas de crédito en uso ?muchas de las cuales ya tienen problemas para afrontar el pago mínimo? que busquen asesoría financiera para prevenir males mayores cuando las reglas entren en vigor.

[ http://www.laopinion.com/negocios/?rkey=00050711130601625332 ]