Inicio  

 Lo Más Visto
- ¿Es una trampa los meses sin intereses?
- Caso Herbalife: "Todo apunta a que sus productos generan lesión hepática"
- Agricultura busca impulsar la producción de huevos locales
- Por qué se ha encarecido el precio mundial de los alimentos (y cuáles son los productos más afectado
- 5 trucos fáciles para aumentar la velocidad de tu teléfono inteligente






  Por el libro
Bookmark & Share

28 de septiembre de 2005

Ante una Comisión Conjunta de Informes del Contralor vacía de legisladores, el consultor del Centro para la Nueva Economía (CNE), Sergio Marxuach, y representantes de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) ofrecieron sus distantes puntos de vista sobre la pertinencia del cobro de un 11% en todos los componentes de su factura.
Marxuach, autor del informe del CNE, una entidad sin fines de lucro que investigó las operaciones de la AEE entre el 2000 y el 2004, reiteró que la corporación pública debe absorber sus obligaciones económicas de sus ingresos netos y no de los brutos, como lo hace ahora.
El cargo de 11% se incluye en la tarifa básica y en los cómputos de compra de energía y compra de combustible, conceptos por los cuales, según el CNE, la AEE ha cobrado $586 millones en exceso a sus abona-dos entre el 2000 y el 2004. Es que se supone que la AEE destine ese dinero al pago de subsidios, a compromisos con sus bonistas y al pago de una contribución a los municipios. Este último pago, admite la AEE, se incumplió durante los pasados cinco años ya que los municipios están al final de la lista de prioridades, según la ley.
La directora de asuntos jurídicos de la AEE, María Méndez, repitió que la corporación pública cumple con la ley al cobrarle el cargo a los abonados y que no hacerlo sin eximirle de los subsidios le provocaría un déficit a la corporación.
Luis Figueroa, director de finanzas, indicó que si bien el 11% se calcula de los ingresos netos de la AEE, el dinero se saca de los ingresos brutos, o sea, del total recaudado de la factura. Refutó la alegación de que la AEE sufrió una pérdida neta de $24 millones en el 2004 argumentando que ese cálculo se basó en la depreciación de equipo de la corporación pública. Esa práctica no procede en el Gobierno, dijo.
A su vez, el director de Planificación de la AEE, Juan Alicea, dijo que la denuncia de que el 12.16% de la energía generada se pierde, se basa en los tres componentes del negocio de la energía: generación, transmisión y distribución. Según él, el CNE dice que en Estados Unidos se pierde el 4.15% porque se tomó en cuenta la pérdida en transmisión y que de haberse hecho el cálculo igual que aquí, la pérdida en Estados Unidos sería mayor.
La AEE reveló que entre el 2000 y junio de 2005 incurrió en gastos de subsidios ascendentes a $385 millones y en pagos a los municipios ascendentes a $605 millones. Entre los beneficiarios de esos subsidios se encuentran los clientes del Programa de Asistencia Nutricional, hoteles y entidades sin fines de lucro, como iglesias.
A la vista se ausentó el director ejecutivo de la AEE, Edwin Rivera Serrano, quien según sus representantes se encuentra inmerso en el plan de reducción del precio de la energía que le encomendó el gobernador Aníbal Acevedo Vilá.
Tampoco se presentaron los miembros de la comisión, Carlos Díaz, María de Lourdes Santiago, Cirilo Tirado, Roberto Arango, Georgie Ramos, Víctor García San Inocencio, Angel Bulerín y Rafael García Colón. Sólo Arango se excusó, dijo el presidente de la comisión, el representante Pedro Cintrón.
Cintrón, de otra parte, dijo que ante el choque de interpretaciones de los deponentes podría tener que citar a algún representante del Departamento de Justicia para que determine si la AEE ha incurrido en algún delito por el que eventualmente tenga que acreditarle a sus abonados los $586 millones facturados, como recomienda el CNE. También dijo que se podría revisar la carga de subsidios que tiene la AEE.
?La comisión, como tal, no se ha enfocado en eso, pero personalmente he escuchado eso. Hay subsidios que se pueden revisar?, dijo Cintrón.