Inicio  

 Lo Más Visto
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba
- La crisis económica se lleva el 35% de las oficinas de abogados
- Se roban planta eléctrica de facilidades de estatua de Colón




  Por el libro
Bookmark & Share

20 de octubre de 2005

Autoridades de varias ciudades y algunos legisladores quieren ponerle freno a la proliferación de negocios de préstamos rápidos.

Los comúnmente conocidos como ?payday loans?, que prestan hasta 500 dólares con sólo entregar un cheque con fecha diferida, han comenzado a multiplicarse en los últimos años en ciudades como Tucson y Phoenix, especialmente en los vecindarios más pobres.

En Phoenix se estima que hay cerca de 185 sucursales de estos negocios concentrados por áreas como Sunnyslope, Maryvale y el Sur de Phoenix, entre otras. publicidad




Según datos del Departamento Bancario de Arizona hay 83 empresas autorizadas para operar en el estado, con 617 sucursales de negocios de préstamos rápidos y cambio de cheques.

Los críticos de estos establecimientos, que están libres de las regulaciones que enfrentan los bancos y otras instituciones financieras, aseguran que se abusa de las personas más pobres al cobrarles cargos muy elevados por préstamos a muy corto plazo.

Este jueves el subcomité de cooperación regional y eficiencia del gobierno de la Ciudad de Phoenix posiblemente aprobará una ordenanza para limitar la ubicación de este tipo de negocios, anticipó el concejal Tom Simplot, del distrito 4.

Simplot informó que la ordenanza será muy similar a una ya existente en Peoria que estipula que establecimientos como estos, casas de masajes, casas de empeño y licorerías no pueden ubicarse a menos de mil pies de distancia entre sí.

La medida,, que no afectará a los negocios ya existentes todavía deberá ser aprobada por otro comité y ser sometida al voto del Cabildo.

Tucson, el sur de Tucson y Marana también se encuentran considerando medidas similares impulsadas a nivel del Condado Pima.

En la Legislatura estatal se espera que surjan propuestas bipartitas para limitar el monto de dinero que estas compañías pueden cobrar y la cantidad de veces que una persona puede renovar un préstamo.

?Queremos parar la explotación?, dijo el representante demócrata Phil Lopes. ?En su mayoría son gente pobre la que utiliza estos servicios y un gran porcentaje de estos son latinos?, agregó.

Por otra parte, el representante que trabajará en una legislación reconoció en cierta medida que este tipo de servicios son un mal necesario.

Para Lee Miller, abogado que representa a los negocios de ?payday loans? a través de la Asociación de Servicios Financieros para la Comunidad de Arizona, las compañías ofrecen algo que los bancos no quieren dar: dinero rápido.

?Si uno necesita 300 dólares para pagarle al mecánico es más barato pedir prestado a una de estas tiendas, que pagar los costos que cobra el banco por un cheque sin fondos?, subrayó Miller.

Generalmente por este tipo de préstamos se cobra un cargo máximo de 17.65 por cada 100 dólares. La persona escribe un cheque diferido para ser cobrado entre 1 y 2 semanas después de obtenido el préstamo, por el monto total más los cargos. Las leyes de Arizona permiten que el préstamo se extienda un máximo de tres veces.

Como operan los préstamos rápidos

Por cada 100 dólares que pide prestados una persona, un negocio de préstamos rápidos puede cobrarle un monto de 15 a 17.65 dólares. La persona escribe un cheque que será cobrado entre 1 y 2 semanas después de obtenido el préstamo, por el monto total más los cargos. Las leyes de Arizona permiten que el préstamo se extienda un máximo de tres veces.