Inicio  

 Lo Más Visto
- Al garete la reducción del IVU a alimentos preparados
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Cómo reducir los residuos plásticos que generamos
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba




  Por el libro
Bookmark & Share

6 de marzo de 2006

Por Yaritza Santiago Caraballo
end.ysantiago1@elnuevodia.com

La Sociedad Americana de Agentes de Viajes (ASTA, por sus siglas en inglés) lanzó ayer la voz de alerta a la ciudadanía sobre la continua operación de agencias de viajes que no cuentan con licencias para ofrecer sus servicios en Puerto Rico.

Vivian Riollano, pasada presidenta del Capítulo de Puerto Rico de ASTA, sostuvo que mientras las agencias de viaje bonafide en la Isla están siendo reguladas, fiscalizadas y reglamentadas por la Compañía de Turismo, el mercado local sigue siendo bombardeado por agencias de viajes de diversas partes de Estados Unidos que no están autorizadas para operar localmente.

Mencionó, por ejemplo, que varios consumidores se han comunicado con la asociación para dar a conocer que representantes de ventas de una agencia bajo el nombre Travel One, han estado haciendo reuniones en varios hoteles locales para vender membresías. Se explicó que por concepto de la cuota de membresía, las personas se convierten en contratistas independientes de la empresa y se les promete descuentos en boletos aéreos, cruceros y hoteles, además de comisión por las ventas realizadas.

También supuestamente tiene un sistema piramidal donde los miembros reciben una regalía por cada persona nueva que trae al grupo.

Riollano sostuvo que se ha enterado de que esa agencia ya cuenta con unos 30,000 socios locales. ?Si al consumidor le ocurre algo con su viaje, en Puerto Rico no habrá nadie que le responda porque no tienen permisos para operar aquí?, indicó la agente de viajes. Destacó además que varias agencias de viajes locales han sido visitadas por representantes de ventas de Travel One solicitando su auspicio.

Riollano relató que hace unos seis años, Travel One operaba una oficina en Santurce sin contar con los permisos, a lo que ASTA se quejó ante la Comisión de Servicio Público (CSP) que era la agencia que regulaba el sector. La CSP le exigió a Travel One que cesara y desistiera de sus operaciones lo que provocó que Travel One cerrara su oficina.

?Ahora no tienen oficina pero están haciendo reuniones en hoteles?, indicó Riollano, quien agregó que el capítulo de ASTA en Estados Unidos está investigando a Travel One ya que también está operando como agencia de viajes a través de la internet. A nivel local, ASTA reportó el caso a la Compañía de Turismo para que inicie una investigación.