Inicio  



 Lo Más Visto
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com




  Que no te cojan de...
Bookmark & Share

16 de enero de 2007

Por: La Opinion

Se acerca el momento de presentar los documentos del impuesto a la renta y es
probable que algunas pequeñas empresas estén pensando en buscar a un contador o
profesional impositivo, o quizás en cambiar a uno nuevo.
Lo ideal es realizar la búsqueda del nuevo contador mucho antes del comienzo
de la temporada impositiva; cuanto antes lo haga, mejor.


Muchos propietarios de pequeñas empresas aprendieron luego de una mala
experiencia que es posible que los abrumados contadores se vean en apuros en
marzo y abril para ayudar a los nuevos clientes que aparecen en esas fechas.


Preséntese en la oficina de un contador el 1 de abril para que llene su
formulario Schedule C y es probable que le diga que debe obtener una extensión
del plazo de presentación.


Independientemente de cuándo empiece a buscar, debe considerar algunos
aspectos que van más allá de la preparación impositiva. Es necesario que
encuentre un profesional que entienda su tipo de negocio y quizás también su
situación financiera personal. Además, debe ser alguien con quien se sienta
cómodo trabajando.


"Probablemente sea una de las decisiones más importantes que tome", dijo Paul
Gada, analista impositivo de Wolters Kluwer, una empresa de publicidad cuyos
productos incluyen información impositiva.


"Usted está confiando a otra persona todo lo relacionado con su empresa, sus
bienes, incluso sus problemas".


Por lo tanto, debe elegir cuidadosamente a un contador. Muchos propietarios
de compañías comienzan buscando referencias de otros empresarios, especialmente
de aquellos en la misma industria o profesión que pueden recomendarles un
contador que conozca el rubro.


Si es un pequeño fabricante, sus cuestiones fiscales probablemente sean
totalmente diferentes a las de un médico, por lo que es bueno que busque un
contador que tenga experiencia en su área. Cuando tenga algunos nombres, el
próximo paso es entrevistarlos. Gada recomienda que los propietarios no sean
tímidos y que hagan preguntas directas sobre los antecedentes y la experiencia
del contador.


"Lo que está en juego es su seguridad económica y todos sus bienes", aseguró.
"Realmente, no está fuera de lugar preguntarle: ‘¿Alguna vez lo demandaron o lo
denunciaron por mala práctica?’".


Tampoco tenga temor de pedir referencias. Es bueno que sepa cómo un contador
trabaja con sus clientes y si los clientes están satisfechos con el servicio que
reciben.


Como en cualquier otro trato de negocios, también debe hablar sobre cuáles
son los servicios que usted puede esperar y cuánto pagará por ellos. ¿Pagará por
hora a medida que realice las tareas? ¿Tendrá que abonar una suma de dinero por
una cantidad determinada de servicios?


Eric Rigby, contador público de The Rigby Group, en New Orleans, señaló que
muchos propietarios de pequeñas empresas ahora requieren una variedad de
servicios de un contador.


"Pasó la época en que un contador era simplemente alguien que preparaba la
liquidación de impuestos", afirmó.


"Están usando ese recurso no solamente para los temas impositivos, sino
también para que los asesoren sobre su negocio".


"Necesitan un contador que esté dispuesto a escuchar. Alguien que en lugar de
meterse dentro de una cueva de conejos esté dispuesto a volar a 30 mil pies de
altura y saber qué está pasando con sus clientes, sus vidas y sus negocios",
aseguró.


Estos propietarios buscan contadores que se reúnan con ellos cada trimestre,
que hagan proyecciones de los negocios y de los impuestos y que vigilen cómo
está funcionando el negocio en general. Siguiendo esa misma línea, necesita
saber si un contador será proactivo cuando trabaje con usted. Por ejemplo,
¿recibirá un recordatorio de que es hora de enviarle las cifras para hacer la
proyección de fin de año? Algunos propietarios quieren un contador que participe
más y que se ocupe de sus libros y registros.


Gada dijo que los propietarios que realicen entrevistas a contadores también
deben preguntar acerca de los "¿y si?", por ejemplo, ¿qué sucede si el Servicio
de Recaudación de Impuestos (IRS) o las autoridades impositivas locales o
estatales realizan una auditoría? ¿El contador se ocupará de la auditoría en su
lugar? Necesita saber eso antes de comenzar la relación.


Rigby indicó que en una consulta inicial el contador también debería hacer
preguntas. "¿En qué aspectos necesita ayuda: impuestos corporativos, impuestos
personales, sucesión de un negocio, planificación de la situación patrimonial y
planificación estratégica son algunas de las preguntas que un contador debería
formular al cliente, dijo. Esas preguntas detalladas muestran que un contador
piensa en el cliente de manera integral.


Rigby también recomendó a los propietarios que busquen contadores que estén
dispuestos a decir que no saben hacer algo, pero que pedirán ayuda a un socio o
a otro contador.


No olvide que la personalidad del contador también debe ser un factor a tener
en cuenta en la decisión. "Es posible que se sienta cómodo con alguien que
solamente habla de negocios, o quizás con alguien más agradable con quien pueda
sentirse ‘como igual’", dijo Gada.