Inicio  

 Lo Más Visto
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba
- La crisis económica se lleva el 35% de las oficinas de abogados
- Se roban planta eléctrica de facilidades de estatua de Colón




  Por el libro
Bookmark & Share

3 de octubre de 2007

Por: El Nuevo Herald


L
os videos en línea no sólo llevan imágenes divertidas o asombrosas a los usuarios de la internet. Algunos pueden ser también la vía de propagación de programas malignos con capacidad de 'infectar' una computadora.


Ante las mejoras de la tecnología que impide la recepción de correo electrónico indeseable, conocido como spam, los piratas informáticos o hackers están ideando nuevas formas de distribuir sus programas perniciosos.


Algunos de estos ataques podrían estar incorporados en los programas para mirar videos en línea, de acuerdo con un nuevo informe sobre las amenazas en la internet, divulgado ayer por el Centro de Seguridad de la Información del Georgia Tech, que realiza su reunión anual.


El encuentro cuenta con la participación de más de 300 expertos en seguridad informática, quienes discutirán las nuevas amenazas para el 2008 y los posibles remedios.


Entre los mayores riesgos figuran los vehículos en evolución constante que los hackers utilizan para distribuir programas nocivos, que pueden instalar virus, sustraer información confidencial o incluso tomar el control de una computadora.


'Del mismo modo en que vemos una evolución en los mensajes, ésta se presenta en las amenazas', dijo Chris Rouland, director de tecnología de la unidad de sistemas de seguridad de internet en IBM Corp., quien es además miembro del grupo que ayudó a redactar el reporte.


'A medida que las empresas mejoran el bloqueo del correo electrónico, vemos que esta gente adopta técnicas más creativas', agregó.


Los usuarios se han vuelto también más suspicaces respecto al spam, así que los hackers buscan otras maneras de propagar sus ataques. En años recientes, muchos han dejado de enviar spam en mensajes de texto, para recurrir a métodos más complejos, al incorporar el código maligno en imágenes o al disfrazarlo como un PDF.