Inicio  

 Lo Más Visto
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba
- La crisis económica se lleva el 35% de las oficinas de abogados
- Se roban planta eléctrica de facilidades de estatua de Colón




  Por el libro
Bookmark & Share

9 de octubre de 2007

Por: El Vocero

Ante el anuncio de que bancos, como Popular y Santander, cobran $1 por el uso de sus cajeros a los que no son sus clientes, los consumidores estarán más pendientes que nunca de dónde insertan su tarjeta de débito. No sólo evitarán los cajeros automáticos de los bancos que cobran cargos, sino también los que no pertenecen a bancos y cobran $1.50. Pero los que no muchos saben es que hay 72 cajeros en la Isla que no pertenecen a ningún banco y que no cobran cargos y no tiene intenciones de cambiar esa política.

Se trata de la Latinamerican ATM Group, una compañía puertorriqueña de cajeros automáticos. "En nuestro caso, los cajeros están identificados con rótulos que indican cero cargos por servicio", indicó Héctor Esquilín, presidente de la compañía.

Los ingresos de la empresa provienen de los $0.20 que el banco del usuario del cajero le paga por cada transacción.

"Nosotros no hemos querido imponer un cargo porque eso es lo que nos diferencia", comentó el ejecutivo, cuya empresa genera alrededor de medio millón de transacciones al año.

Tienen 72 cajeros, de los que 30 están en el área metropolitana de San Juan, principalmente en estaciones de gasolina y supermercados. Sus planes inmediatos incluyen la instalación de dos terminales en el centro comercial Plaza Carolina.

En el resto de la Isla, los cajeros están localizadas, principalmente, en supermercados y "cash & carry" en centros comerciales como Plaza Guayama.

Esquilín opina que aunque por ahora Popular y Santander sólo le van a estar cobrando el cargo de $1 a los que no sean clientes, en el futuro van a cobrarle también a los clientes, siguiendo la tendencia de Estados Unidos, "donde en cualquier cajero te cobran $1.50, por lo menos, no importa si eres cliente o no".