Inicio  

 Lo Más Visto
- Secretario de agricultura y su pana del café
- Federales dan visto bueno a las nuevas tarifas para médicos dentistas
- El Secretario de Suiza Dairy
- Liberty adquiere operación local de AT&T
- Medtronic invertirá $50 millones en la Isla




  Por el libro
Bookmark & Share

26 de diciembre de 2007

Por: El Nuevo Herald

Los consumidores, preocupados por la economía y nada impresionados con las mercancías en las tiendas, hicieron realidad el débil pronóstico que los minoristas habían esperado, incluso temido, según una influyente proyección de ventas que se dio a conocer ayer.

El gasto del consumidor entre el Día de Acción de Gracias y Navidad aumentó sólo 3.6 por ciento en comparación con el año pasado, la cifra más baja de los últimos cuatro años, según MasterCard Advisors, una división de la compañía de tarjetas de crédito del mismo nombre. En comparación, las ventas crecieron 6.6 por ciento en el 2006 y 8 por ciento en el 2005.

'No había ninguna receta para un aumento en las ventas', dijo Michael McNamara, vicepresidente de Análisis e Investigación de MasterCard Advisors, que citó el alto precio de la gasolina, el caos del mercado inmobiliario y un mercado de crédito más restringido.

La fuerte demanda al comienzo de la temporada de un puñado de aparatos electrónicos, como marcos para fotografías digitales y navegadores satelitales portátiles, perdieron impulso en diciembre. Y las fuertes ventas de productos de lujo no compensaron la debilidad en los segmentos de joyas y ropa femenina.

Lo que finalmente logró venderse fueron artículos con descuentos --incluso con dos descuentos-- lo que pudiera afectar las ganancias de los minoristas en los últimos tres meses del año. 'Las tiendas no le ganan nada a estas realizaciones', dijo Sherif Mityas, socio de la firma asesora A.T. Kearney, especializada en el comercio minorista.

La información de SpendingPulse, de MasterCard, que debe darse a conocer hoy, cubre el período de 32 días entre el 23 de noviembre y el 24 de diciembre y se basa en las compras de más de 300 millones de usuarios de tarjetas de crédito y débito MasterCard y cálculos más amplios de gastos pagados en efectivo y cheques. Esto cubre las compras de regalos en tiendas e internet, de gasolina y comidas en restaurantes.

Las cifras finales son similares a las ya modestas expectativas de MasterCard y se redujeron a mediados de la temporada. Pero los analistas y economistas que estudian el gasto en la temporada de compras en busca de señales sobre la salud de la economía estadounidense probablemente no quedarán impresionados con los resultados.

Eboni Jones, de 32 años y de Windsor, Connecticut, resume el problema de las tiendas.

Gerente en una empresa telefónica, esperó hasta el fin de semana pasado para hacer una sola compra en una cadena minorista esta temporada, inclinándose por el comercio electrónico y puntos de remate con grandes descuentos.

'Mi presupuesto es muy limitado', dijo Jones, que entró al Macy's del Westfarms Mall en Farmington, Connecticut el sábado por la mañana para aprovechar una realización.

En el pasado, Jones gastaba fácilmente $100 en cada uno de sus seis sobrinas y sobrinos. Este año fueron unos $50 por cabeza. 'Si no hay descuentos, no compro', dijo Jones.

MasterCard indicó que el gasto en compras electrónicas aumentó 22.4 por ciento, una cifra saludable, aunque no robusta, dados los temores de que las compras en internet se desacelerarían después de un crecimiento impresionante.

Las ventas de ropas aumentaron un débil 1.4 por ciento, pero con una gran diferencia entre segmentos: las prendas de vestir para damas bajaron 2.4 por ciento, pero la de hombres aumentó 2.3 por ciento. Los analistas señalan que las mujeres de quejaron de estilos poco atractivos.

'Incluso después que se asiente el polvo de la batalla, la ropa de damas será una de las categorías más débiles esta temporada', dijo John D. Morris, analista de comercio minorista de Wachovia Securities.

Las compras de artículos de lujo aumentaron 7.1 por ciento, dado que los más ricos del país echaron mano con alegría a artículos como sobretodos Marc Jacobs de $600 y calzado Christian Louboutin de $800.

El calzado, en todos los niveles de precios, probó ser el segmento estrella del sector, con un aumento de ventas sustancial.

Las débiles ventas de prendas de vestir obligaron a los minoristas a ofrecer fuertes descuentos durante el último fin de semana para atraer el interés del consumidor. Martin & Osa redujo en 50 por ciento el precio de los abrigos de lana para damas. Gymboree emitió cupones de $25 a los clientes que compraran $50 en su ropa para niños. Incluso Abercrombie & Fitch, que se resiste a los descuentos, desempolvó sus letreros de realización y ofreció abrigos de $99 por sólo $79.

El consumidor estadounidense ha dejado perplejos a los analistas esta temporada. Los expertos en comercio minorista pronosticaron con confianza que el consumidor, preocupado por la economía, seguramente abandonaría las compras en cadenas como Macy's y Nordstrom a favor de mayores descuentos.

Hasta cierto punto fue así, puesto que el consumidor abrumó cadenas de precios bajos como T.J Maxx y Marshall's. Pero Target ha batallado esta temporada. El martes informó que las ventas pudieran haber bajado 1 por ciento en diciembre en comparación con el mismo período del año pasado, una anomalía para un minorista acostumbrado a un crecimiento de ventas de por lo menos 4 por ciento mensual en los últimos tres años.

Al final, dijeron los analistas, el más beneficiado probablemente sea Wal-Mart, que este temporada surgió como el líder indisputable de los precios bajos, y Best Buy, que se convirtió en el destino preferido para la electrónica de consumo a precios competitivos.

Buena parte del movimiento ocurrió en internet, que además le ahorró al consumidor un viaje a los centros comerciales en momentos que el galón de gasolina está en $3. Al igual que MasterCard, la firma de investigaciones ComScore concluyó que las compras en internet aumentaron a $26,300 millones.

ComScore midió el gasto durante 51 días entre el primero de noviembre y el 21 de diciembre. El mayor día de compras en internet fue el lunes 10 de diciembre ($881 millones), no el lunes después de Acción de Gracias ($733 millones), conocido como Ciberlunes en el sector minorista, porque el consumidor se lanza a internet en el trabajo después de una semana de revisar precios en línea.

Insatisfechos con las ventas hasta el momento, docenas de minoristas, de todos los niveles, comenzarán a reducir los precios hoy por la mañana. Kohl's tiene planeada una realización con descuentos de 60 a 70 por ciento; Macy's ha decidido reducir los precios entre 50 y 70 por ciento y ofrece un cupón de $10 por compras de $25 o más; la ropa tendrá un descuento de 50 por ciento en Saks Fifth Avenue entre las 8 a.m. y el mediodía, y Toys 'R' Us tiene una oferta de comprar un juguete y llevarse otro a mitad de precio.