Inicio  





 Lo Más Visto
- DACO emite sobre cien mil dólares en multas administrativas por violaciones a sus reglamentos
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com




  Pa'que te montes
Bookmark & Share

28 de mayo de 2008

Por: Primera Hora


Acapara las ventas el carro compacto. A raíz del creciente aumento en el precio de la gasolina, los puertorriqueños acuden diariamente a los concesionarios de autos para cambiar sus guaguas, camionetas o sedanes de seis u ocho cilindros por carros pequeños.


Los consumidores boricuas, que desde la década del noventa se acostumbraron al confort de los vehículos grandes, han retornado en masa al auto pequeño, el cual se asocia en Puerto Rico a tiempos económicos difíciles y costos elevados del combustible.


Según datos de la industria automotriz en Puerto Rico, las ventas de vehículos subcompactos aumentaron un 8.3 por ciento desde enero de 2008, mientras que todas las otras descendieron un 3.4 por ciento. Desde el 2006, las ventas de vehículos de motor en Puerto Rico han ido en picada, aunque el carro compacto ha resultado ser la mejor opción en tiempos de estrechez económica.


Según se desprende del más reciente informe de ventas de la industria automotriz de Puerto Rico, las ventas de vehículos pequeños sobrepasan por cientos o miles de unidades a las guaguas SUV (Sport Utility Vehicles) que tanto estuvieron en demanda durante los últimos años.


Por ejemplo, las ventas de los Toyota Yaris y Corolla, durante los primeros tres meses del año, alcanzaron el 62.3 por ciento de todas las ventas de la cotizada marca, mientras la adquisición de sus guaguas y camionetas ?como las populares 4 Runner, Highlander, Rav 4 y Tacoma? apenas ocuparon el 30.8 por ciento. Las ventas del Mitsubishi Lancer, un vehículo que lleva varios años vendiéndose en Puerto Rico, alcanzaron el 62.5 por ciento de todas las compras de la marca nipona. El vehículo rinde 30 millas por galón y se promociona por su "eficiente motor" de cuatro cilindros.


Primer cambio dramático en años


Algunos conocedores de la industria sostienen que no se había registrado un cambio tan dramático en las preferencias de los conductores al momento de comprar su vehículo desde la década del setenta, cuando se registró una de las peores crisis petroleras por las tensiones entre Estados Unidos e Irán.


"Estamos cambiando muchas guaguas grandes por otros vehículos de cuatro cilindros. Los días del SUV no están contados, pero definitivamente las personas se están moviendo a los carros pequeños", sostuvo el gerente de ventas de Autos Vega Ford, Jorge Ramos.


Según Ramos, muchos consumidores también están optando por guaguas más económicas, como la Ford Escape de cuatro cilindros. El auto tiene el mismo motor que el modelo Ford Focus, un compacto que en Estados Unidos experimentó un aumento sustancial en sus ventas.


"Sobrepasamos los números del mes pasado en comparación con el mismo mes del año anterior. El Focus se ha vendido bien, especialmente a jóvenes profesionales", añadió Ramos.


Por otro lado, otros conocedores de la industria aseguran que la preferencia por los vehículos subcompactos e híbridos podrá mantenerse de manera indefinida ante el elevado precio de la gasolina.


"El comportamiento del segmento de vehículos subcompactos ha sido diferente y esto es evidente ante los precios de la gasolina. En Puerto Rico, al igual que a nivel global, el consumidor se está inclinando hacia este tipo de vehículo", indicó la directora de Ventas y Mercadeo de Toyota Puerto Rico, Nancy Navales.


Para enfrentar los emergentes retos energéticos, los principales manufactureros de automóviles desarrollan nuevas tecnologías para hacer autos subcompactos e híbridos mucho más eficientes. Consumidores con alto nivel económico también están optando por los vehículos más pequeños.


Por ejemplo, en el concesionario Autogermana, de Hato Rey, clientes que tienen suficiente poder adquisitivo para comprar el tradicional carro de lujo se satisfacen con un Mini Cooper. El concesionario comenzó a vender el auto inglés en el verano de 2004.


"No me sorprende la acogida que ha tenido el vehículo. Lo miras y te enamoras. La gente está sacrificando espacio por ahorrarse en gasolina" , indicó el gerente de ventas de Autogermana, Roy Cuebas.


"Quizás al rico no le importa lo que gasta al llenar el tanque de su vehículo, pero la clase media sí se está viendo muy afectada", añadió.


En Estados Unidos, donde la gasolina es generalmente más cara que en Puerto Rico, se ha registrado la misma tendencia. Se estima que uno de cada cinco carros vendidos en abril son subcompactos, mientras que en la década del noventa la proporción era de uno en ocho.


Al analizar los datos más concretos de las ventas en Puerto Rico, las de carros pequeños parecen representar el "salvavidas" de una tambaleante industria.


"La gente está buscando la manera de cambiar sus vehículos pesados y lo veo a diario", indicó el representante de ventas de Triangle Dealers, William "Billy" Colón.