Inicio  





 Lo Más Visto
- Departamento de Energía de EE.UU. asegura que monitorea recientes apagones en Puerto Rico
- Walmart impulsa la capacitación financiera con nueva iniciativa
- ¿Tentado a probar un año sin compras? Aquí hay consejos de personas en EEUU que lo hacen
- Se quedan cortos los proyectos de energía renovable




  Pa'que te montes
Bookmark & Share

3 de julio de 2008

Por: La Opinion


Las ventas de automóviles en Estados Unidos cayeron fuertemente en junio, según informaron ayer los fabricantes, lo que cumplió las previsiones de los expertos y confirmó que la crisis del sector aún no ha tocado fondo.


Aunque previsibles, las pérdidas de los tres principales fabricantes de automóviles en Estados Unidos durante el pasado mes no dejan de ser dolorosas.


Ford, el segundo fabricante de automóviles estadounidense, vio como casi una tercera parte de sus ventas se esfumaba de junio de 2007 a junio de 2008.


El gigante General Motors (GM), aunque superó las expectativas de los analistas al perder sólo un 18.5% de sus ventas, acumuló números rojos adicionales en la categoría de autos, donde más se ha esforzado en los últimos años ante la fuerza de los fabricantes asiáticos.


El único consuelo de GM es que su gran rival Toyota también cerró el último mes de la primera mitad del año con una pérdida de dos dígitos, un 11.5%.


Mientras, el tercer fabricante de automóviles estadounidense, el Grupo Chrysler, superó incluso las pérdidas de Ford y acumuló un peligroso 36% de caída de la demanda.


Esos resultados pueden avivar los rumores de que Chrysler ?bajo control del fondo de inversiones Cerberus desde el año pasado? podría prepararse para declarar la suspensión de pagos, ante las graves dificultades económicas que atraviesa; sin embargo, los directivos de la compañía han descartado esa opción.


La gravedad de las pérdidas del sector durante junio hizo reaccionar a la Casa Blanca, que a través de su portavoz, Tony Fratto, reconoció las dificultades que están sufriendo los fabricantes de automóviles.


Fratto calificó de "una transición de verdad" la situación de las empresas, pero no ofreció ninguna señal de que la Administración del Presidente George W. Bush vaya a actuar en su favor.


"Estamos ahora en un período de menor crecimiento y eso siempre va a tener un impacto en este importante sector. Combinado con los precios muy altos de la gasolina que hemos visto en los últimos años y más recientemente en las últimas semanas, eso está provocando que los clientes cambien los tipos de vehículos que quieren comprar", dijo Fratto.


El sector, que lleva años llamando a la puerta de la Casa Blanca sin ningún resultado, está más atento a intentar convencer a su próximo inquilino que es vital para la economía estadounidense y necesita ayuda federal.


En la última semana, los directivos de Ford y General Motors se reunieron con el futuro candidato demócrata a la presidencia, Barack Obama, para defender sus posturas.


Quizás, dado que el sector es consciente de que hasta la salida de Bush de la Casa Blanca en enero no hay nada que hacer, Ford dejó claro que la segunda mitad de 2008 será incluso más dura que el primer semestre.


Falta de impulso


"La economía entra en la segunda mitad con una notable falta de impulso y un alto grado de incertidumbre", afirmó Jim Farley, actual vicepresidente del Grupo Ford para Mercadotecnia y Comunicaciones.


Las palabras de Fratto también resaltan lo que es obvio desde hace meses, que los consumidores han dado la espalda a los vehículos más grandes, pesados y caros de mantener (como los todoterreno) y favorecen los autos más modestos.


Los que están aprovechándose de la situación son de momento los fabricantes japoneses.


Nadando contra corriente, Honda fue capaz de terminar junio con un significante aumento de las ventas globales.


Las ventas del grupo japonés aumentaron en un 13.8%, impulsadas por el fuerte aumento de la demanda de los autos de la división Honda, un 41.4%.


El grupo Toyota, aunque perdió como conjunto, cerró los pasados 30 días con un aumento del 4.4% de las ventas de autos de la división Toyota.


Y el grupo Ford, a pesar de su abismal caída en el conjunto de las categorías, limitó su caída en autos al 12.1%.


Sólo en General Motors y Chrysler, más asociados con grandes vehículos y camionetas, las pérdidas en la categoría de autos superaron a las de las camionetas.


General Motors perdió un 21.1% y Chrysler sufrió una caída de un 49% en esta categoría.