Inicio  



 Lo Más Visto
- Aseguran que JCPenney está en serios problemas
- La radio A.M. y D. M.: Antes y después de María (Análisis)
- Las originaciones de hipotecas caen 28%
- EMISORAS ANUNCIAN SE CONVIERTEN EN BASE PARA RADIOAFICIONADOS (KP-4) DE CARA TEMPORADA DE HURACANES
- Qué son las llamadas “cárceles para deudores” en EE. UU. (y por qué algunos creen que son inhumanas)




  Por el libro
Bookmark & Share

14 de mayo de 2018

El Vocero

Un gran jurado acusó a cuatro sujetos por presuntamente conspirar para ocasionar un incendio en las instalaciones de Organización Pro Ayuda a Personas con Impedimentos (OPAPI), en Río Grande, a fin de cobrar el seguro.

De acuerdo a la acusación, los acusados reclamaron fraudulentamente a la aseguradora Universal Insurance $250 mil.

Según un comunicado de prensa, para julio de 2016 los acusados Rafael García Sánchez, Jean Gabriel García Charbonier y Jesús Torres Lazú, apodado “Bimbo”, conspiraron para quemar las instalaciones de la entidad y cometieron fraude electrónico al enviar por Internet documentos dirigidos al cobro del seguro.

Un cuarto acusado, Raúl García Sánchez presuntamente asistió a los coacusados para representar falsamente que ocurrió un accidente con una planta eléctrica en otro local de OPAPI en Yabucoa. También fue acusado de obstrucción a la justicia.

Se alega que Rafael García Sánchez solicitó la ayuda de los coacusados para incendiar el edificio.

Se indica que en momentos en que se originaba el incendio, Christian García Charbonier, hermano de Jean Gabriel resultó con serias quemaduras y falleció posteriormente.

Presuntamente, el grupo creó un esquema para ocultar el fraude y proveyó información falsa a las autoridades sobre la muerte de Christian García Charbonier.

Rafael García Sánchez, García Charbonier y Torres Lazú se exponen a ser sentenciados a cadena perpetua. Mientras, que Raúl García Sánchez encararía 20 años de prisión.

La fiscal federal, Rosa Emilia Rodríguez señaló que el fraude de seguros, particularmente si resulta en la pérdida de vidas es un serio acto criminal y advirtió que su oficina continuará investigando este tipo de casos.

El caso está a cargo de los fiscales Alexander Alum y Edward Veronda.

La pesquisa del caso fue realizada por el Negociado Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés).