Inicio  

 Lo Más Visto
- Ordenan ‘recall’ de gotas para los ojos y pomadas vendidas en Walmart y Walgreens
- Califican como estorbos casas habitadas en Ponce
- 4 Problemas de dinero por las que la gente suele divorciarse
- Contratista sustituye a BDO en Educación
- FCA llama a revisión 100,000 Jeep Cherokee por problemas en la transmisión




  Por el libro
Bookmark & Share

14 de junio de 2019

Actualidad.rt

Más de 600 compañías estadounidenses han instado al presidente Donald Trump, en una carta, a resolver la disputa comercial con China, argumentando que los aranceles, en primer lugar, perjudican a las empresas y los consumidores estadounidenses, no a Pekín.

En la misiva, enviada este jueves, 661 compañías y asociaciones de EE.UU. se muestran preocupadas por la escalada de la guerra de aranceles dictados bajo el principio de "ojo por ojo".

"Sabemos de primera mano que las tarifas adicionales tendrán un impacto significativo, negativo y a largo plazo en las empresas, los agricultores, las familias estadounidenses y la economía de EE.UU.", advierten los firmantes.

La carta explica que los aranceles "no son una herramienta efectiva para cambiar las prácticas comerciales desleales de China". En lugar de eso, constituyen "impuestos pagados directamente" por las compañías estadounidenses, "no por China".

En general, una escalada de la guerra comercial "no es lo mejor para el país", aseguran las compañías, que vaticinan que "ambas partes perderán" y urgen a la Administración Trump a volver a la mesa de negociaciones.

  • La guerra comercial entre EE.UU. y China se ha intensificado desde principios de mayo, cuando Washington decidió aumentar los aranceles para una serie de mercancías chinas, importadas por el país norteamericano, con un valor de 200.000 millones de dólares al año. Por su parte, el gigante asiático contratacó anunciando la introducción, a partir del 1 de junio, de gravámenes a las importaciones de artículos estadounidenses por un valor de 60.000 millones de dólares.
  • Estados Unidos decidió además incluir en su lista negra comercial a Huawei, el gigante chino de las telecomunicaciones, y a 70 empresas afiliadas, al tiempo que amenaza a Pekín con imponer aranceles por otros 325.000 millones de dólares.