Inicio  



 Lo Más Visto
- No tenía sino un simple resfrío y lo sometieron a tres años de tratamiento contra un supuesto cáncer
- Hyundai y Kia solicitan la retirada de 3 millones de coches
- Ya hay fecha límite para radicar planilla Senior
- Alza en seguros afectan a condómines
- Piden a Justicia que investigue prácticas ilegales de manejador de medicamentos Abarca Health

 Lo Más Comentado
- Los 10 países que más y menos basura generan en América Latina (y cómo se sitúan a nivel mundial) (1)




  Por el libro
Bookmark & Share

23 de marzo de 2018

Primera Hora

Las multas de autoexpreso son un dolor de cabeza para muchos conductores, pues cada paso por un peaje sin tener dinero o sello significa una multa de $50.

Recorrer sin chavos o casi vacío el sello una autopista como la PR-22, que tiene varios peajes, podría suponer cientos de dólares en multa tan solo en un día. 

El enojo en la fila para pagar las multas, por tanto, no debe sorprender, más aun cuando muchos de los multados aseguran haber recargado sus sellos o no haber pasado por los lugares indicados en la notificación de multa. 

La compañía que administra el cobro de peajes, GILA, asegura, sin embargo, que no hay problemas con los equipos y que las multas que reciben los usuarios han sido revisadas antes de ser enviadas. 

 “Aquí tengo evidencia de que pagué el peaje y recargué. Paso el peaje, y cuando voy a verificar, y me dice que tengo una multa y que solo tenía 20 centavos. Y había puesto $10 la noche antes. Y así tengo una multa de $1,800. Yo todas las semanas recargo. Esto aquí es perder el tiempo. Por eso traje evidencia”, denunció Luis Morales, residente en Dorado. 

Aníbal Reyes, de Guaynabo, también hacía la fila en el portal del edificio en el cual GILA tiene su centro de cobro. 

“Pasé por los peajes y marcaba verde, o no marcaba. Y de momento, un ticket de $50. Dizque y porque debía 50 centavos. Y el Gobierno dijo que no pagaran esos tickets de peaje. Si los pagas cuando vienes a reclamar, no te los van a devolver”, comentó Reyes. 

“Ellos se equivocan. Y son $50 por cada peaje que pasas. Y se supone que tienes tres días para recargar, pero te siguen mandando los tickets. Es un negocio redondo, yo quiero uno así. Si te van a multar, está bien quizás un par de pesos… ¿pero 50 pesos?”, se quejó.

Raymond González, de Loíza, acudió a pagar con recibos que confirmaban que había pagado $521 en multas. 

“En dos semanas me han dado cinco tickets y no he pasado por ningún peaje. Al sello le eché $20. Sale la luz verde (al pasar peaje). Saque la licencia y dice que no tengo multas. Pero me siguen llegando (multas). Ahora me dicen que me van a dar a un papel para ver qué multas salen. Por $1 te quieren cobrar $50. Yo creo que voy a cambiar hasta el sello. Ahora hacer esta fila, perder el caso. ¿Y tickets de Vega Baja y Bayamón? Yo ni voy por allí”, expresó González. 

En las ventanillas de pago hubo más de un encontronazo entre el empleado de GILA y los conductores quejosos.

“Flotando los van a encontrar en un río”, dijo una mujer en referencia a su vehículos que cargaban con multas. 

Luis Alberto Sánchez, vicepresidente de operaciones de GILA, aseguró que “los sistemas que manejamos tienen distintos dispositivos y tienen monitoreo total. Si algo falla, por ejemplo, si un carro impacta el aparato, entonces en ese momento decimos cualquier carro que pasa por ahí, eso no lo vamos a tomar en cuenta”. 

“Toda multa que se emite está justificada, está revisada”, insistió Sánchez. “De todas maneras, puede haber algún incidente, se evalúa, y si en efecto hubo una avería, pues se paga el peaje, pero la multa no procede”.

Sánchez explicó que si alguien pasa un peaje y su sello no tenía dinero, hay un periodo de gracia de 120 horas estipulado por ley al igual que el monto de la multa, para rellenar el sello y pagar el peaje que no pagó. 

 “Típicamente lo que hemos encontrado es que no recargan suficiente para todos los peajes que deben. Pasan varias vecen, deben $15 dólares, recargan, pero no es suficiente. Eso es típicamente lo que encontramos, es que mientras más se abre el periodo de gracia siguen recargando y no es suficiente. Cuando le mostramos el récord, vemos que sí, recargó, pero no fue suficiente para lo que debía”, comentó. 

Explicó que con la multa viene un recurso de revisión ordinario que tiene un periodo de 30 días.

“Eso es básicamente, si recibe una multa, y tiene una justificación que entiende, es válida. Por ejemplo, si a usted le robaron el auto, usted viene con el reporte policial y demuestra que en tal periodo no tenía el carro”, dijo Sánchez. 

Detalló que las multas han subido recientemente porque ahora en la PR-22 los peajes se están cobrando en ambas direcciones y no solo en una como estuvo por un tiempo.

Otra situación que han visto recientemente es que “hay personas que tienen tarjeta de crédito, y no le está recargando, porque el banco le está emitiendo la tarjeta con chip. Y esa es otra tarjeta. Y no le está cargando. En este caso, si viene con la evidencia de la tarjeta nueva, se le cobra solo peaje, no la multa”.

Sánchez agregó que en este caso únicamente, la tarjeta con chip, se extiende el recurso de revisión a 90 días. 

“Lo que recomiendo a las personas es que registren su cuenta. Si tenemos su teléfono o su email, le enviamos un mensaje y le decimos que su balance está bajo. Es simplemente un servicio de mensajería, de notificarle la cuenta está balance bajo, sin balance, o si la tarjeta de crédito se va a expirar”, sugirió Sánchez.