Inicio  





 Lo Más Visto
- Las ventas del ciberlunes en Estados Unidos caen por primera vez
- Petroleras enfrentan escasez de mano de obra a medida que energías renovables cobran impulso: sondeo
- Confianza del consumidor en EE.UU. cae a mínimo de nueve meses
- Sentencian a cuatro años de probatoria a exejecutivo de Doctors’ Center por fraude de $1.2 millones
- Estas son las ciudades más caras del mundo para vivir ahora




  Por el libro
Bookmark & Share

24 de noviembre de 2021

La Opinion

Esta semana da inicio de forma formal la temporada alta de ventas para los principales negocios minoristas de Estados Unidos con el tradicional día de compras del Black Friday y que tendrá su culminación en Navidad.

Millones de estadounidenses esperan grandes descuentos en toda clase de artículos que, por lo general, no tienen rebajas sino hasta esta época del año, donde se pueden encontrar descuentos que llegan a rebasar el 50%.

Pero pese al optimismo de los compradores, para Steve Sadove, asesor senior de Mastercard y ex presidente y director ejecutivo de Saks, la ola de descuentos que normalmente se pueden ver en esta temporada no serán tan grandes como desean los estadounidenses.

“Los descuentos no son tan profundos como en el pasado. Supongo que está viendo de 5 a 10 puntos porcentuales menos de descuento en el medio ambiente”, dijo a Yahoo, en víspera de este Black Friday 2021.

“En parte porque los inventarios están en línea y en parte debido a problemas de la cadena de suministro. Veo muchos artículos clave que se venden temprano. La gente está saliendo y obteniendo los artículos rápidamente porque saben que se van a quedar sin ellos”.

A pesar de esta predicción, muchos analistas minoristas esperan que esta temporada de compras de fin de año aumente, en comparación con el año pasado, y establezca nuevos máximos, con una demanda ascendente de los consumidores y niveles de ahorro elevados gracias a los estímulos federales que se dieron a principios de 2021.

Pero pese a que los estadounidenses tienen poder adquisitivo y ganas de gastar, la gran interrogante tiene que ver con el hecho de si los minoristas se las arreglarán para satisfacer la demanda ascendente de los consumidores, debido a las interrupciones de la cadena de suministro.

Los niveles ajustados de inventario y la escasez de mano de obra que se dirige al periodo pico de compras navideñas. Estas preocupaciones por el lado de la oferta podrían disuadir a las empresas de ofrecer descuentos importantes mientras intentan trasladar los costos más altos a los consumidores y preservar los márgenes.

Desde que se dio a conocer que habría desbasto de productos, los estadounidenses salieron a realizar compras en los meses pasados para tener lo necesario para Navidad y las fiestas.

Una prueba de lo anterior informe del Departamento de Comercio de la semana pasada mostró que las ventas minoristas crecieron un 1.7% mejor de lo esperado en octubre mes a mes, lo que representa el mayor salto desde marzo.