Inicio  



 Lo Más Visto
- Las “medidas extraordinarias” que deberá EE.UU. tras alcanzar su límite de endeudamiento
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com
- Agricultores denuncian que no les dejan vender sus plátanos en Mercados Familiares
- El jefe de JPMorgan urge a los políticos de EE.UU. a no "jugar" con el techo de la deuda pública
- Cómo saber si la cerveza se ha echado a perder




  Que no te cojan de...
Bookmark & Share
Sam Rodrigues con Angelis Marie Rios una de las lideres de Telexfree en Puerto Rico con su bebe.  / Foto por: Facebook.com (Angelis Marie Rios)

30 de junio de 2015

El Nacional

BOSTON, Massachusetts, EE.UU. (AP) — El brasileño Sanderley Rodrigues de Vasconcelos, uno de los investigados en la multimillonaria estafa de la pirámide financiera global Telexfree, fue detenido el lunes en Boston por pedido de la justicia brasileña.

Rodrigues, de 43 años, debía ser puesto en libertad en la corte federal de Boston, dijo la portavoz de la Fiscalía Elizabeth McCarthy, pero las autoridades lo retuvieron por una orden de arresto procedente de Brasil. Un juzgado federal en Brasil investiga a Rodrigues por su rol en el caso Telexfree.

La empresa, que se declaró en quiebra en abril del año pasado, tenía su oficina central en Marlborough, un suburbio en la región central de Massachusetts, y captó miles de inmigrantes brasileños e hispanos en Estados Unidos y se expandió a Brasil, República Dominicana y otros países de América Latina.

En conversación telefónica con The Associated Press Guilherme Helmer, delegado de la policía federal del estado de Espirito Santo en Brasil, confirmó la orden de arresto contra Rodrigues. La justicia federal de Espirito Santo, que lo investiga por su papel en Telexfree, ordenó su arresto cuando Rodrigues violó la prohibición de salir de Brasil. Rodrigues había llegado a Sao Paulo en febrero a promover una nueva pirámide con el nombre de iFreex.

“A pesar de la prohibición Rodrigues salió de Brasil y viajó a Estados Unidos”, dijo Helmer.

Rodrigues, que fue detenido el 16 de mayo en el aeropuerto de Boston a su regreso de un viaje a Israel, permanecerá bajo la custodia de las autoridades judiciales, dijo McCarthy.

El viernes pasado la jueza federal Marianne Bowler autorizó su liberación bajo arresto domiciliario y monitoreo electrónico después de que Rodrigues pagó una fianza de 200.000 dólares.

El juicio contra Rodrigues en Boston es por fraude migratorio. Según documentos judiciales, Rodrigues obtuvo una tarjeta de residencia en 2012áde modo fraudulento al ocultar que residió ilegalmente en el país entre 2003 y 2006.áLa pena máxima por mentir a autoridades migratorias es de 10 años de prisión. Aunque el caso no tiene relación con la investigación de la pirámide financiera, la sombra de Telexfree pesó mucho en este proceso, según Joseph Hennessy, que representa a Rodrigues en el juicio por fraude migratorio.

“Las autoridades trataron de usar este proceso para acumular ventajas en el caso de Telexfree”, dijo Hennessy. La fiscalía federal de Boston investiga a Rodrigues y a otros ejecutivos de Telexfree por fraude y conspiración contra más de 700.000 inversionistas que perdieron más deá1.000 millones de dólares. La fiscalía alega que Telexfree fue “una máquina de hacer dinero” para los ejecutivos de la compañía al operar una pirámide puesto que no vendía un producto real y dependía del reclutamiento de nuevos miembros para pagar las exorbitantes ganancias que prometía.

El dueño de Telexfree, James Merrill, está bajo prisión domiciliaria y Carlos Wanzeler, el otro propietario de la empresa, se fugó a Brasil donde se desconoce su paradero. Según la fiscalía, Rodrigues fue el mayor promotor de Telexfree y recibió tres millones de la compañía con los que compró automóviles lujosos: un Lamborghini, un Ferrari y dos Mercedes Benz. No es la primera vez que Rodrigues se ve envuelto en investigaciones de fraude financiero.

En 2007á fue sancionado por la Comisión de Bolsa y Valores de Massachusetts por operar una pirámide financiera, similar a Telexfree, que amasó tres millones de dólares y embaucó a más de 1.500 inversionistas, la mayoría inmigrantes brasileños del área de Boston. En esa ocasión Rodrigues fue obligado a ceder 1,8 millón de dólares que había obtenido en ganancias ilegales y las autoridades le prohibieron de modo permanente vender valores.