Inicio  





 Lo Más Visto
- Tras la pandemia, miles de tiendas minoristas cerrarán en EEUU
- Escasean los paramédicos
- DACO emite 13 avisos de infracción a detallistas de gas licuado
- Qué tendencias de consumo se anticipan en Estados Unidos a medida que la economía se recupera
- HACIENDA EMPIEZA A ENVIAR LOS PAGOS DE $1,400




  Por el libro
Bookmark & Share
 / Foto por: Yahoo

16 de marzo de 2021

La Opinion

Sin importar cuan buena sea la seguridad en los supermercados, siempre es posible robar diversos artículos que se venden en estos lugares. De acuerdo con una investigación, el queso es el producto más robado en Estados Unidos y el mundo.

El Centro para las Investigaciones Minoristas reveló que las ventas mundiales de queso se han expandido hasta llegar a los 114,100 millones de dólares anuales. La comercialización del queso es tan amplia que hasta los que lo negocian en el mercado negro logran sacar buenas ganancias.

En 2019, dos hombres fueron arrestados en California por robar unos $50,000 dólares de queso mozzarella en pequeñas sustracciones durante dos años. La compañía afectada fue Leprino Food, la primera fábrica de mozzarella del mundo, que reporta ganancias por $3,000 millones de dólares anuales.

El queso es un alimento popular en todo el mundo, pero, particularmente, es Estados Unidos donde tiene una gran importancia financiera en el comercio interno. Los datos oficiales indican que en todo el país se negocian unos 25,900 millones de queso anualmente.

Al menos el 4% de todo el queso producido en un año en todo el mundo termina en manos los ladrones, lo que convierte a ese producto lácteo en el alimento más robado en el mundo.

El robo de queso no sólo no es reciente, sino que se mantiene al frente de la lista de los alimentos que más desaparecen de los supermercados. El estudio tomó en cuente 1,187 proveedores que abastecen a 250,000 tiendas minoristas de 43 países.

El Centro para las Investigaciones Minoristas informó que los empleados y ladrones profesionales que se hacen pasar por consumidores son las mayores amenazas de los comercios.

Los pasillos con refrigerados para conservar y exhibir los quesos son el epicentro de un eficiente mercado negro que usa expertos para sustraer el producto del supermercado y revenderlo en tiendas y restaurantes.