Inicio  

 Lo Más Visto
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba
- La crisis económica se lleva el 35% de las oficinas de abogados
- Se roban planta eléctrica de facilidades de estatua de Colón




  Por el libro
Bookmark & Share

9 de enero de 2019

Actualidad.rt

De un tiempo a esta parte, son más los turistas que alertan del aumento de chinches en EE.UU. y Europa, que estarían volviéndose más resistentes a los insectisidas, informó el jueves pasado The Telegraph.

Los expertos creen que se trata de una nueva cepa inmune a los productos tradicionales con los que se los venía combatiendo. "Cada vez es más difícil matarlos", explica Michael Potter, profesor de Entomología en la Universidad de Kentucky, que advierte que los insectos se están volviendo más resistentes y que no existe un remediosuficientemente potente como para liquidarlos de forma eficaz.

Asimismo, pone de relieve que la situación "en Europa y en Reino Unido ha ido empeorando progresivamente". Por otro lado, también señala que la gente cada vez presta menos atención a este tipo de insectos, por ejemplo cuando viajan, motivo por el cual se propagan con más facilidad.

"Está empeorando, es una epidemia", relata Brian Virag, abogado especializado en la materia, que en los últimos ocho años ha centrado su atención en la exposición a los chinches. "Una de cada cinco personas ha estado expuesta a chinches o conoce a alguien que lo ha estado", afirma Virag, que recuerda "el impacto físico, emocional y financiero" que tienen en las personas.

Una de las teorías para explicar el incremento de chinches en estos países es el aumento del número de gente que viaja a estos lugares. El medio británico señala que estos insectos se esconden en el equipaje de los viajeros, por lo que es frecuente hallarlos tanto en aviones como en hoteles, independientemente de si volamos en 'business' o nos alojamos en un hotel lujoso. Por ello los expertos recomiendan revisar bien los asientos una vez subimos a bordo, así como el lugar donde nos vamos a alojar, especialmente la cama.