Inicio  




  Por el libro
Bookmark & Share

9 de enero de 2019

El Vocero

Si usted es de los tenedores de algún tipo de membresía, sepa que desde el pasado 10 diciembre el costo de estas incrementó en 11.5%, ante la puesta en vigor de la reforma contributiva del Departamento de Hacienda, que también incluyó dicho renglón en el cobro del Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU).

En el escrito del nuevo ordenamiento tributario, se consigna que los clubes de membresía que provean facilidades de ventas de bienes y servicios vendrán obligados a pagar el IVU.

Sin embargo, aunque el impuesto está vigente desde hace casi un mes, son muchos los empleados y consumidores de los establecimientos o servicios mediante membresía, los cuales desconocen del mismo. En Puerto Rico, las principales membresías operan en los almacenes Sam’s y Costco.

En entrevista con EL VOCERO, Carla Rosario, gerente de membresía de Costco, aceptó que algunos socios que renovaron sus tarjetas de socios después del 10 de diciembre pasado y se encontraron con el alza en el costo, han expresado cierto malestar, pero no han dejado de completar la renovación. “El que viene hasta nuestras tiendas es porque lo necesita. Ofrecemos bajo un mismo techo cosas que no ofrecen los supermercados. Nuestra mercancía y la manera de mercadear nuestros productos hacen que nuestros socios regresen”, sostuvo Rosario.

Explicó que a muchos consumidores le llegaron las cartas de renovación de membresía sin el costo añadido del IVU, ya que se envían con dos meses de anticipación, y en este caso –por tratarse de un error de la cadena- asumieron el costo del impuesto.

Para Costco, el añadido del IVU resulta preocupante, ya que tan reciente como en junio de 2017, la cadena había incrementado el costo de su membresía en $5 para los socios Goldstar y Business, llevando la misma a $60 y $10 para los socios ejecutivos, lo cual elevó el pago a $120.

En el caso de Sam’s, la tendencia ha sido la misma. Acorde con Iván Báez, director corporativo para Walmart, Sam’s y Amigo en Puerto Rico, opinó que por el momento el impuesto ha sido bastante transparente y dijo que es demasiado prematuro para ver el efecto real del mismo. “Tenemos que cumplir con la ley y por el momento la gente esta reaccionando bien y se mantienen renovando sus membresías, porque entienden reciben un valor adicional que ofrece la misma”, afirmó.

Actualmente, las membresías de Sam’s figuran en los $35 los socios regulares y $100 la tarjeta plus.

Impera el desconocimiento

En un recorrido por ambos conceptos de almacenes, ninguno de los entrevistados conocía del aumento, ya que habían renovado su membresía ante de entrar en vigor la imposición. De igual manera, muchos empleados se mostraron sorprendidos y dijeron desconocer el impuesto, aun cuando los avisos de la nueva imposición están desplegados en las cajas registradoras y en la mesa de servicio. Lo adjudicaron al tamaño del anuncio.

Este es el caso de José González, socio de Costco, quien reconoció que en noviembre cuando le toca renovar lo va a pensar, porque ya es demasiado dinero y no ve muchos cambios que lo motiven a seguir pagando más por la membresía. “Yo desconocía de este aumento, que se suma al que pusieron a mediados de junio. Ya están muy caro, y realmente con lo apretado que esta todo tengo que repensar si vale la pena pagar más para poder comprar. Esto va a provocar que muchos opten por eliminar la membresía, $60 como $120 al año son buenos comoquiera (en el bolsillo)”, indicó.

En un sentido muy similar se expresó María Rodríguez, socia de Sam’s, quien igualmente desconocía de dicho impuesto. “Entiendo que es abusivo. Por un lado, nos dan una peseta y por otro nos quitan un peso. Si la reforma sigue incrementando en otras áreas que impactan directamente al consumidor, de nada vale, porque al final del día siguen estrangulando al País. El que compra en estos almacenes son personas, que regularmente tienen mucha familia y buscan abaratar costos. No se trata de un club de ricos. Entiendo que muchos de mayor ingreso se queden, pero muchas personas como yo, que velamos el peso día a día para poder salir adelante, pueden optar por cancelar la membresía de aquí que es mas barata, me imagino que peor será en Costco que es mas cara”.

Se solicitó una reacción del Departamento de Hacienda, pero al cierre de la edición las gestiones resultaron infructuosas.