Inicio  

 Lo Más Visto
- El Indice de Actividad Económica sigue cayendo
- Los 5 errores más graves que los jóvenes cometen con su dinero
- Entra en vigor veto de EE.UU. a comercio con firma china Huawei
- ALERTA A LOS CONSUMIDORES: antes de comprar un vehículo compruebe que no haya fraude en el odómetro
- Hyundai alerta sobre esquemas de fraude




  Por el libro
Bookmark & Share

8 de enero de 2019

El Nuevo Dia

La secretaria de la Familia indicó que esa agencia está en contacto con los programas federales para asegurar el pago del PAN.

El Departamento de la Familia busca definir qué sucederá con los fondos de febrero del Programa de Asistencia Nutricional (PAN) si el cierre parcial del gobierno de Estados Unidos se extiende más allá de este mes.

Al igual que en otras jurisdicciones de Estados Unidos, en caso de que se prolongue el cierre federal, existen dudas con la asignación que proviene del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), que administra a nivel federal los fondos para el pago del PAN.

El servicio está cubierto hasta el mes de enero, informó la secretaria de la Familia, Glorimar Andújar, en declaraciones escritas.

“Las transferencias de fondos del Programa de Asistencia Nutricional para el mes de enero ya comenzaron a ser recibidas por los participantes. Estos incluyen los fondos regulares de la asignación en bloque, como los fondos especiales para la asistencia por desastre que se continúan otorgando hasta marzo”, sostuvo Andújar.

“Continuamos en conversaciones con funcionarios del programa federal para asegurar la continuidad de servicios y asistencia alimentaria a los participantes”, agregó, sin ofrecer detalles adicionales.

Estaría por verse si, llegado el momento, la agencia podría lograr que se le autorice el uso de otros fondos federales que ha recibido de parte del USDA para compensar la falta de pagos hasta que se resuelva la pugna por el presupuesto federal.

La situación se dificulta porque el personal necesario para tomar esas decisiones en el USDA pudiera estar fuera de funciones por la misma situación.

En Estados Unidos, se comparte la preocupación. Informes de prensa apuntan a una reducción en los pagos de febrero para millones de personas y hasta una suspensión si el conflicto durara aún más.

En Puerto Rico, 1.36 millones de personas se benefician del PAN.

Mientras, el Departamento de la Vivienda en la isla aseguró que tiene suficientes fondos en caja para pagar subsidios de programas federales como Sección 8 y vivienda pública, informó su portavoz, Leticia Jover.

No quedó claro qué pasará en caso de que el cierre se extienda hasta marzo.

Servicios afectados

En medio de la pugna entre el presidente Donald Trump y el Congreso por el presupuesto del gobierno de Estados Unidos, el 25% de las operaciones federales se ha afectado.

Algunos de los servicios afectados en la isla son los del Servicio de Rentas Internas (IRS), pues ya comienza el periodo de quienes trabajan con planillas patronales.

En el caso del USDA, se detienen varios programas de asistencia a agricultores, y del Servicio Geológico, queda un empleado velando por el “monitoreo crítico” en la calidad del agua, señaló David Giamellaro, presidente de la Asociación de Jefes de Agencias de la Rama Ejecutiva Federal de Puerto Rico.

También han disminuido sus funciones la Administración de Pequeños Negocios (SBA), la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) y la Comisión para la Igualdad de Oportunidades de Empleo (EEOC).

“Además de los servicios que se afectan, es lamentable porque son muchas familias puertorriqueñas que no sabrán cómo pagar por comida y medicinas”, expresó Giamellaro, quien indicó que de los 14,000 empleados federales en la isla, se ha detenido el trabajo de 4,500.

Mientras, los castillos San Felipe del Morro y San Cristóbal, en San Juan, cerraron ayer después que el Servicio de Parques Nacionales no aceptara extender un acuerdo para que el gobierno de Puerto Rico continuara pagando la operación.

La comisionada residente en Washington D.C., Jenniffer González, envió una carta ayer al director de la agencia para que reconsidere esa decisión.