Inicio  





 Lo Más Visto
- Federales intervienen con empresa que pagaba a sus guardias por servicios profesionales
- Alberic, Auto Group y Bella Group se poncharon ante el Supremo
- La pandemia pasa factura en EEUU: el 29% de los pastores pensó dejar el ministerio a tiempo completo
- ¿De dónde viene la palabra 'dólar'? Éste es su origen y significado
- RAM: NHTSA investiga bombas diésel de alta presión en sus camionetas




  Por el libro
Bookmark & Share

27 de septiembre de 2021

Actualidad.rt

Dos viajeros frecuentes de EE.UU. han sido acusados de estafar miles de dólares a varias compañías aéreas tras presentar docenas de demandas falsas por pérdida de equipaje, según informa la Fiscalía de Departamento de Justicia del Distrito Este del estado de Luisiana.

Los acusados, Pernell Anthony Jones, Jr, de 31 años, y Donmonick Martin, de 29, presentaron más de 180 reclamaciones solicitando más de 550.000 dólares a aerolíneas comerciales por pérdida de equipaje en vuelos desde y hacia el aeropuerto internacional Louis Armstrong de Nueva Orleans, a pesar de que en realidad nunca viajaron con maletas, según los informes judiciales.

 

Desde 2015, Jones compraba pasajes aéreos en línea utilizando identidades falsas en el aeropuerto después de pagar la tasa de equipaje facturado, recogía un 'ticket' para retirarlo, pero en realidad no facturaba ninguna maleta. Cuando llegaba al aeropuerto de destino, afirmaba falsamente que su equipaje se había perdido y solicitaba un reembolso para compensar su pérdida por un valor de más de 3.500 dólares, la indemnización máxima permitida por la ley.

Al cabo de un mes, tras no aparecer el equipaje, las aerolíneas pagaban la compensación por la pérdida. En total, las compañías aéreas, que incluyen a American Airlines, United Airlines, Jet Blue, Southwest Airlines, y Alaska Airlines desembolsaron más de 300.000 dólares a los estafadores, según los fiscales.

Jones y Martin están acusados de conspiración para cometer fraude postal. Jones se enfrenta a un máximo de 20 años y Martin a un máximo de cinco años por su papel en la estafa, que incluyó entrar en el aeropuerto Louis Armstrong en enero de 2020 con una identidad ficticia y decir falsamente que su maleta se había perdido en un vuelo, así como aceptar fondos de reembolso de las aerolíneas por reclamaciones falsas de equipaje perdido.