Inicio  



 Lo Más Visto
- Esos tenis de Nike y Adidas que quieres serán más difíciles de encontrar
- Empleada de H&M en Nueva York muestra piojos en ropa de la tienda
- El mercado laboral hoy es del empleado no del patrono
- Cierran puerto chino de Ningbo, el tercero más grande del mundo
- Acusan mujer por hurto de mercancía en tienda de Hatillo




  Por el libro
Bookmark & Share

4 de enero de 2022

Bloomberg

(Bloomberg) -- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió este lunes “luchar por precios más justos” para los agricultores y consumidores cuando anunció sus planes para combatir el poder de mercado de los conglomerados gigantes que dominan el procesamiento de carne y aves de corral.

“El capitalismo sin competencia no es capitalismo, es explotación”, dijo Biden.

Biden se unió al secretario de Agricultura, Tom Vilsack, y al fiscal general, Merrick Garland, en una reunión virtual con ganaderos y agricultores para escuchar quejas sobre la consolidación en la industria, lo que intensifica una campaña de la Casa Blanca que culpa a las prácticas anticompetitivas en la industria por contribuir al aumento de la inflación de los alimentos.

Biden lanzó un portal que permitirá a los productores denunciar prácticas comerciales desleales por parte de las empacadoras de carne. También destacó las iniciativas que está tomando la Administración para contrarrestar su poder económico, incluidos US$1.000 millones en ayuda federal para ayudar a la expansión de procesadoras independientes y nuevas regulaciones de competencia que se están considerando.

El anuncio renueva la atención en la lucha de Biden contra la industria de procesamiento de carne y lo ayuda a mostrarlo como un presidente dispuesto a asumir poderosos intereses comerciales por encima de los precios al consumidor. A muchos demócratas les preocupa que meses de negociaciones sobre el plan económico de Biden lo hayan distanciado demasiado de los problemas más urgentes que enfrentan los estadounidenses.

La inflación se ha movido rápidamente a la cima de las preocupaciones públicas, en tanto que el aumento anual de los precios al consumidor alcanzó su nivel más alto en casi 40 años. Los precios de la carne, que en noviembre subieron un 16% con respecto al año anterior, han sido el mayor contribuyente a la inflación de los supermercados. Los representantes de la industria de envasado de carne culpan los altos precios a la escasez de mano de obra, el aumento de los precios del combustible y las limitaciones de la cadena de suministro.

Scott Blubaugh, presidente de Oklahoma Farmers Union, elogió la iniciativa. “Desde Teddy Roosevelt no hemos tenido un presidente que esté dispuesto a abordar este gran problema”, dijo.

Sin embargo, otros se mostraron escépticos de que esto sea suficiente. “La Administración no ha anunciado que tomará medidas decisivas para proteger a los productores de ganado estadounidenses de los daños que han estado experimentando en los últimos siete años, y seguimos decepcionados por esa omisión”, dijo Bill Bullard, director ejecutivo de R-CALF USA, un grupo que representa a los productores de ganado independientes.

Biden no respondió una pregunta sobre si buscaría dividir las grandes empresas procesadoras de carne. Sus esfuerzos por inyectar más competencia en la industria van en contra de décadas de consolidación desde fines de la década de 1970, cuando la industria cambió a plantas más grandes para reducir costos y los tribunales adoptaron una interpretación más permisiva de la ley antimonopolio.

Las empresas, incluida JBS, han dicho que la escasez de trabajadores está afectando las operaciones en todas las naciones desarrolladas, limitando los aumentos de producción y los costos.

Actualmente, cuatro grandes empresas empacadoras de carne controlan el 85% de la capacidad de procesamiento de carne de vacuno de EE.UU., según datos publicados por la Casa Blanca. Otros sectores cárnicos también están muy concentrados, con cuatro empresas controlando el 70% del mercado porcino y 54% del mercado avícola.

Una hoja informativa que la Casa Blanca distribuyó a los periodistas afirma que, como resultado de esa concentración, la mayoría de los productores de ganado “ahora tienen poca o ninguna opción de comprador para su producto y poca influencia para negociar”. Por su parte, Tyson Foods Inc. informó ganancias récord sobre su procesamiento de carne de res en las ganancias trimestrales publicadas en noviembre.

En noviembre, los ganaderos recibieron 36,7 centavos por cada dólar que los consumidores gastaron en carne de res en el supermercado, frente a los 51,5 centavos de 2015, según el Departamento de Agricultura. Hace cincuenta años, su participación era de más de 60 centavos, según la Casa Blanca.