Inicio  

 Lo Más Visto
- Siguen los enredos corporativos de Rodolfo Sessman
- 8 razones que muestran que Facebook alcanzó su punto máximo y ahora puede estar perdiendo influencia
- Restablecido el 94% de las telecomunicaciones
- Un 55% de las viviendas eran de construcción informal…y entonces llegó María
- Estafas con criptomonedas




  Por el libro
Bookmark & Share

23 de enero de 2018

EFE

WASHINGTON - El presidente estadounidense, Donald Trump, aprobó hoy imponer un arancel de 30 % a las placas y celdas solares importadas al país, informó hoy la Oficina del Representante de Comercio Exterior del país (USTR).

En concreto, el mandatario autorizó un arancel de 30 % sobre este tipo de bienes importados durante el próximo año, que en su mayoría provienen de Asia, a excepción de celdas solares de menos de 2.5 kilovatios de potencia.

Además, la medida incluye un arancel de 25 % para el segundo año; de 20 % para el tercero, y de 15 % para el cuarto año.

Por otro lado, Trump también aprobó un arancel de 20 % sobre las importaciones de grandes lavadoras residenciales, que irá decreciendo 2 % anualmente durante los próximos tres años.

El jefe de Comercio Exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, hizo estas recomendaciones al presidente tras los informes elaborados por la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos, independiente y bipartidista.

"La Comisión determinó que los productores estadounidenses habían resultado gravemente heridos por las importaciones y formuló varias recomendaciones al Presidente", indicó Lighthizer en un comunicado.

Sin embargo, los aranceles aprobados hoy son inferiores a la tasa de 35 % que esta Comisión recomendó a Trump en octubre, después de constatar que las placas solares importadas estaban dañando a los fabricantes estadounidenses.

La idea detrás de los aranceles es aumentar los costos de las importaciones baratas, particularmente de Asia, y nivelar el campo de juego para quienes fabrican este tipo de piezas a nivel nacional. Lighthizer señaló que esta imposición de aranceles responde al objetivo del Gobierno de Trump de proteger a los trabajadores estadounidenses.

"La acción del Presidente deja claro otra vez que su Administración siempre defenderá a los trabajadores, granjeros y negocios estadounidenses en este aspecto", apuntó Lighthizer.

Según expertos, esta medida amenaza con perjudicar a una industria de 28,000 millones de dólares, que depende de piezas fabricadas en el extranjero en el 80 % de su suministro. De hecho, la Asociación de Industrias de Energía Solar (SEIA, en sus siglas en inglés) proyectó hoy la pérdida de aproximadamente 23,000 empleos en EE.UU. este año, incluidos muchos en la industria manufacturera. El organismo también auguró que este anuncio provocará la demora o cancelación de "miles de millones" de dólares en inversiones solares.