Inicio  



 Lo Más Visto
- Aseguran que JCPenney está en serios problemas
- La radio A.M. y D. M.: Antes y después de María (Análisis)
- Las originaciones de hipotecas caen 28%
- EMISORAS ANUNCIAN SE CONVIERTEN EN BASE PARA RADIOAFICIONADOS (KP-4) DE CARA TEMPORADA DE HURACANES
- Qué son las llamadas “cárceles para deudores” en EE. UU. (y por qué algunos creen que son inhumanas)




  Por el libro
Bookmark & Share

2 de mayo de 2018

El Nuevo Herald

Un hombre de Mississippi defraudó “mucho más” de $100 millones a más de 250 personas de al menos 14 estados a través de un ardid en el que prometía ganancias a corto plazo por invertir en árboles inexistentes, informó la Fiscalía.

Arthur Lamar Adams, de Jackson, renunció el martes a la imputación después de que se le presentaran cargos formales. Está cooperando con la Fiscalía y es posible que se declare culpable más adelante, dijo su abogado, John Collette, el martes.

La magistrada federal Linda Anderson liberó a Adams tras el pago de una fianza de 25,000 dólares y le ordenó que permaneciera confinado en su casa hasta que se realicen las audiencias posteriores. El empresario de 58 años de edad enfrenta una sentencia de hasta 70 años en prisión y multas por 1,5 millones de dólares en caso de ser condenado por los cargos de fraude bancario y electrónico.

La estafa se centraba en una inversión común entre los acaudalados residentes del sur: Madera.

Los fiscales afirman que entre 2011 y el mes pasado, Adams les dijo a sus inversionistas que adquiriría los derechos para talar árboles a bajo precio en tierras privadas, para vender la madera a un costo mayor en los aserraderos. Los cargos afirman que Adams invitó a las personas a prestar fondos a Madison Timber Properties y compañías asociadas para ayudar a financiar las compras, con un reembolso garantizado en cuotas mensuales de 12 o 13 meses y el pago de un interés del 12 o 13 por ciento. Esa es una tasa de interés mucho mayor a la que ofrecen muchas inversiones.

En algunos de los casos, Adams les entregaba a los inversionistas cheques posfechados, pero los fiscales señalan que esa era una manera de convencer a las personas de que dejaran el dinero en sus manos o le dieran más.

Adams presentó escrituras notariales y documentos que determinaban el valor de la madera, pero los fiscales señalan que se trataban de falsificaciones y que el acusado en realidad realizaba muy pocos negocios relacionados con la madera.