Inicio  



 Lo Más Visto
- No tenía sino un simple resfrío y lo sometieron a tres años de tratamiento contra un supuesto cáncer
- Hyundai y Kia solicitan la retirada de 3 millones de coches
- Ya hay fecha límite para radicar planilla Senior
- Alza en seguros afectan a condómines
- Piden a Justicia que investigue prácticas ilegales de manejador de medicamentos Abarca Health

 Lo Más Comentado
- Los 10 países que más y menos basura generan en América Latina (y cómo se sitúan a nivel mundial) (1)




  Por el libro
Bookmark & Share

28 de septiembre de 2018

El Vocero

El total de moratorias concedidas en Puerto Rico el último año, en todos los renglones de préstamos, sumó 850,000 casos, confirmó la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF).

Eso incluye desde las interrupciones en pagos de hipotecas, hasta los préstamos de autos, personales, tarjetas de crédito y financiamientos comerciales. Al presente ya todas las moratorias concluyeron.

George Joyner, comisionado de OCIF, explicó a EL VOCERO que del total de moratorias, 442,000 correspondieron a préstamos de autos, lo cual cubrió la mayor parte de todos los financiamientos de vehículos de motor en la Isla. Por el lado de las hipotecas, cubrió 128,000 casos.

Las moratorias en tarjetas de crédito se otorgaron en 141,000 casos, y las de préstamos comerciales fueron 72,000. El resto del total reportado cae en la categoría de “otros”, que cubre diferentes tipos de préstamos.

Joyner reconoció que el mayor interés público recayó en las moratorias hipotecarias, pero el beneficio para manejar la situación económica de las personas en medio de la recuperación inmediata a los tres meses subsiguientes del paso del huracán María, cubrió prácticamente todas las áreas de financiamiento.

Explicó que en proceso de ejecución de propiedades residenciales, hay 10,000 casos con atrasos de 90 días o más, y muchas de estas ya estaban tramitadas antes del huracán. De esa cantidad, la mitad es elegible a diferentes programas, con alternativas de manejar la deuda.

El resto o unos 5,000 casos son los que podrían concluir en una ejecución del préstamo, al no llegar a ningún acuerdo para manejar la deuda.