Inicio  

 Lo Más Visto
- Al garete la reducción del IVU a alimentos preparados
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Cómo reducir los residuos plásticos que generamos
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba




  Por el libro
Bookmark & Share

11 de septiembre de 2019

Primera Hora

El país cuenta con una población de aproximadamente 185,000 sordos que, ha juicio de los miembros de la recién establecida Federación Nacional Puertorriqueña de Sordos (FENAPUS), es discriminada por no contar con los intérpretes suficientes que le ayudarían en el acceso a los diferentes servicios necesarios.

Según Luz Iraida Avilés Hernández, asesora de la Federación, la falta de intépretes en el país es una de las principales causa que limitan a la comunidad en su vida cotidiana. En la Isla solo se cuenta con alrededor de 150 intérpretes para atenderlos.

“Resulta que después de (huracán) María muchos intérpretes se fueron a Estados Unidos a trabajar. Hay escasés de intérpretes. Hay gente que se está preparando, que están cogiendo cursos, adiestrando, pero muchos se fueron.  Más o menos entre 100 y 150, sin mencionar que hay intérpretes que sirven para la comunidad pero a lo mejor no están cualificados”, indicó Avilés.

En el marco de la celebración del mes de la sordera, miembros de la Federación pidieron hoy al gobierno y al sector privado que tengan en consideración sus necesidades. Cabe destacar que la junta de la organización está integrada por siete miembros de la comunidad sorda

Para Aslín Díaz, vicepresidenta de la organización, una de las formas de discrimen que han experimentado es la conocida como audismo. Explicó en declaraciones escritas que el término se acuñó desde el 1970 para referirse a las personas que son discriminadas solo por su condición auditiva.

“Por ejemplo cuando en un trabajo tienen reuniones sin un intérprete eso es audismo. Cuando las actividades del gobierno no cuentan son intérprete, eso es audismo. Cuando dan un mensaje de la gobernadora o algún oficial del gobierno dirigido al pueblo sin intérprete eso es audismo. Cuando las personas nos tratan como si no estuviéramos ahí, eso es audismo”, expuso.

“Nosotros queremos que el pueblo de Puerto Rico sepa que estamos aquí, que somos una comunidad viva y vibrante compuesta por aproximadamente 185,000 y queremos que nos traten con respeto y dignidad”, apuntó.

Edgardo Figueroa, presidente de la Federación, por su parte, declaró que desean que los incluyan en los procesos decisionarios que envuelve a la población.

 “Que no se haga nada para nosotros sin consultarnos. Necesitamos que se nos consulte, que nos pregunten lo que necesitamos y lo que queremos. Solo siendo parte de la solución podemos eliminar las barreras que nos aquejan”, estableció en declaraciones escritas.

Entre las barreras más significativas que desean derribar es la del acceso a la comunicación. En ese sentido la Federación junto a la Defensoría de Personas con Inpedimentos, propondrán una medida legislativa para que los canales de televisión, específicamente en el área de noticias, tengan un intérprete, de igual manera las dependencias educativas y hospitalarias.

“La mayoría de los médicos y los hospitales no poseen contratos con compañías de interpretación. Esto pone nuestras vidas en peligro ya que cuando visitamos una sala de emergencia no hay nadie que pueda darnos la mano en términos de comunicación, lo cual es extremadamente importante para salvar nuestras vidas. Cualquier hospital que acepta reforma o cualquier tipo de dinero, tienen por ley que proveer el acomodo razonable que, en este caso, es un intérprete”, expuso Cecilia Rivera, secretaria de FENAPUS.

Avilés Hernández señaló, en tanto, que actualmente el Departamento de Educación mantiene los sordos en un salón contenido, donde conviven niños con diferentes impedimentos, que en un salón regular se le disficultaría el acceso a la enseñanza.

“En ese caso se está discriminando al sordo por que el sordo no tiene un problema congnoscitivo. El sordo puede estar en una corriente regular pero para eso necesita un acomodo de un intérprete. Una de las cosas que se quiere es lograr tener esas colaboración con el Departamento de Educacion”, dijo.