Inicio  






  Pa'que te montes
Bookmark & Share
 / Foto por: Thinkstock

El Nuevo Día

Si usted está por cambiar su automóvil pero no sabe si comprar un modelo usado o uno de paquete, o si le conviene un “leasing”, o si debería comprarlo a fin de mes, siga leyendo pues es probable que aclare muchas de sus dudas.

Hoy los concesionarios están más conscientes de que el consumidor es más cauteloso e investiga antes de comprar. Por eso, la industria está más flexible a la hora de negociar. Esa flexibilidad se da, por ejemplo, en el tiempo del préstamo. La mayoría se financia a 72 meses (6 años), cuando en el pasado lo normal era entre 48 y 60 meses. Incluso hay casos en los que la banca llega hasta a 84 meses.

Igual ocurre con los carros usados. “Antes todos se iban a 36 meses, pero ahora hay más flexibilidad y lo usual es 60 meses, aunque se puede llegar a 72”, dijo Gladys Molina, vicepresidenta senior de Ventas, Mercadeo y Servicio de Popular Auto.

Si quiere comprar un vehículo, determine primero cuál es el modelo que se ajusta a sus necesidades tomando en cuenta el consumo de gasolina, si lo usará para pasear a la familia o para el negocio, así como el presupuesto disponible.

No descarte los usados, pues en ocasiones puede adquirir un modelo de lujo -con poco tiempo de uso- a un precio mucho más bajo. Aunque la tasa de interés suele ser más alta -entre 9% y 12% en los usados en comparación con desde 5.75% en los nuevos- , el pago mensual es más bajo porque su valor es menor.

En estos tiempos, es fácil encontrar información en distintos medios sobre el carro que le gusta, como internet, periódicos y en revistas especializadas. Verifique bien las ofertas antes de visitar los concesionarios, y no se deje llevar por el primer impulso.

Anímese, evalúe todas sus opciones y no tenga miedo a preguntar. Recuerde que “un consumidor inteligente, vale por dos”, enfatiza Omar Marrero, secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO).

Nuevos vs Usados

“Hay una tendencia de mucha gente a comprar carros usados porque están buscando un pago cómodo”, dijo Juan Alberto Colón, dueño del concesionario Cabrera Hermanos, quien indicó que los de 2004 en adelante tienen mayor demanda.

En Puerto Rico, todos los carros usados que se venden en un concesionario tienen que tener una garantía por escrito y en español. La misma especifica las piezas que cubre, a quién le reclamará el comprador y cómo podría perder dicha garantía. El documento debe indicar el millaje que tenía el auto cuando llegó a Puerto Rico, el que tenía cuando entró al concesionario de autos usados y el que marcaba cuando se vendió.

Si el carro tiene 36,000 millas o menos, la garantía será de cuatro meses o 4,000 millas, lo primero de los dos que ocurra; si tiene entre 36,001 y 50,000 la garantía será tres meses o 3,000 millas; y si el auto tiene más de 50,000 millas, será de dos meses o 2,000 millas.

El secretario del DACO indicó que la garantía del auto se puede traspasar sin costo alguno a un nuevo comprador por el tiempo que reste de vigencia. Sepa que es probable que si compra un auto usado fuera del concesionario, puede que le cueste menos; pero no recibirá el certificado de garantía, pues el reglamento no aplica a las transacciones personales.

Buscando precios

Una vez escoja el modelo, compare precios. Dos herramientas que puede utilizar, además de los anuncios en los medios de comunicación, son los portales de la Asociación Nacional de Dealers de Autos (www.nadaguide.com) y el Kelley Blue Book (www.kbb.com). El Nada Guide es particularmente útil porque ofrece el valor, ya sea para comprar, o para vender, y tanto en un concesionario como en una transacción personal. Además, ofrece distintos niveles de precios, según la condición del carro.

Otra opción que ofrecen ambos portales es que se puede incluir el código postal, de manera que los precios estimados reflejan la realidad del mercado donde se hará la transacción.

Compra vs Arrendamiento

Si usted prefiere manejar un carro nuevo cada cierto tiempo, o utiliza el vehículo para el negocio, entonces le convendría mejor arrendar. “Un 'lease' es un instrumento extraordinario para el que gusta cambiar el carro cada tres años, pero no se ajusta a todo el mundo”, dijo Molina de Popular Auto, al tiempo que señaló que el pago mensual se ajusta a la conveniencia del comprador, y el valor residual será más o menos el valor que tendrá la unidad al vencimiento del periodo de arrendamiento.

Una de las ventajas del “leasing” es que el consumidor no se tiene que preocupar por ir a comprar el marbete o por si la licencia de Obras Públicas llegó o no.

Empero, esta opción de financiamiento no está disponible para todo el mundo. “El leasing no se ata al modelo del auto, sino a los ingresos del cliente y a su necesidad” dijo Molina, quien indicó que los ingresos anuales deben ser mayores a $24,000.

Para el consumidor promedio, la mejor opción es comprar.

Otros detalles a tomar en cuenta

Si se decide por un auto usado, lleve al mecánico de su confianza al concesionario para que vea y pruebe el carro, antes de comprarlo. Investigue el historial del carro: si ha tenido retiros voluntarios (“recalls”), si lo han chocado o si le han borrado el marca millas.

Si compra el auto fuera de un dealer, dígale al comprador que usted quiere recibir una verificación del auto a través de Car Fax (www.carfax.com) o de Auto Check (www.autocheck.com) y que él la pague. Esa verificación es como una radiografía y le provee mucha información valiosa -como por ejemplo cuántos dueños ha tenido, tipo de reparaciones, etc.-, lo que podría evitarle problemas ulteriores.

Dependiendo de cómo se mueve la venta durante el mes, es probable que en los últimos días los vendedores tengan la presión de hacer la cuota. En algunos casos, en estas fechas están más dispuestos a hacer concesiones -como regalar las alfombras, o el spoiler, etc.- con tal de vender la unidad.

El consumidor puede adquirir garantías extendidas de hasta tres años o 100,000 millas, aunque hay que pagar una tarifa adicional. Esto pudiera aumentar el costo del auto entre $2,000 y $3,000 más.

Hay bancos que ofrecen pre-aprobación por teléfono, de manera que cuando el comprador visite el concesionario, ya sabe de antemano cuánto tiene disponible. Evalúe entre sus opciones a Pentagon, aunque no sea empleado federal. Las tasas de interés pueden ser tan bajas como 1.99%.