Inicio  



 Lo Más Visto
- Informe del estado de las comunicaciones para las áreas afectadas por los sismos en Puerto Rico
- Empresa de lácteos Borden pide protección por bancarrota
- Mercedes retira más de 700 mil autos con "sunroof" que se desprenden
- Sonos demanda a Google por "copiarle" su tecnología de altavoces inteligentes
- Toyota retira 700,000 vehículos por bombas de gasolina defectuosas




  Por el libro
Bookmark & Share

17 de diciembre de 2019

La Opinion

Un hombre, llamado R.S., Grafton, fue estafado después de hacer clic a un mensaje de texto que le llegó a su celular, por lo que deberías tomar precauciones con este tipo de trampas. El sujeto, que era cliente del banco Huntington Bank –aunque no se dio a conocer de qué localidad– recibió un correo supuestamente enviado por esta empresa para que verificara sus datos personales.

Su error fue que hizo clic en un enlace que ahí venía sin mirar a detalle el mensaje. Al hacer esto, le dio permiso a los estafadores para que cambiaran su contraseña y el correo electrónico que el banco tenía archivado, y fue así que, durante un período de varios días, los maleantes fueron sacando dinero de la cuenta, hasta llegar a robar $6,000 dólares.

Además, los estafadores también cambiaron la dirección de correo electrónico donde el banco enviaba las notificaciones de los movimientos que se hacían en la cuenta, por lo que Grafton nunca se enteró de nada, y sólo se dio cuenta de la estafa cuando uno de sus cheques rebotó.

Toma precauciones

Debes saber que cuando recibes un mensaje de texto de una entidad bancaria, generalmente será de un número de cinco o seis dígitos. Esto es lo primero en lo que debes fijarte, ya que si tiene más número, es muy probable que sea falso.

Después, lo recomendable es buscar el número de atención del cliente del banco en un navegador aparte y llamar para preguntar sobre el mensaje que recibiste.

Todo esto lo debes hacer antes de dar clic en nada o hacer cualquier otra acción que te pida el mensaje.

Recuerda que los maleantes envían estos correos con los colores y logos de las empresas para hacerlos ver auténticos, por lo que será muy difícil saber cuál es real y cuál no. Además, en general, los bancos tienen como regla nunca pedir a los clientes números de cuenta o contraseñas por teléfono, correo electrónico o mensaje de texto.