Inicio  

 Lo Más Visto
- Al garete la reducción del IVU a alimentos preparados
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Cómo reducir los residuos plásticos que generamos
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba




  Por el libro
Bookmark & Share

3 de enero de 2019

El Nuevo Herald

Tres intentos de estafa contra personas mayores en Boynton Beach hicieron que la Policía advirtiera el miércoles sobre una estratagema telefónica en el sur de la Florida.

Para la estafa, los delincuentes usaron un teléfono y cierta información sobre la cuenta bancaria de los objetivos. Todos los ancianos en cuestión viven en la comunidad de Hunters Run.

Según la Policía de Boynton Beach, una mujer de 75 años recibió una llamada telefónica de alguien que se hacía pasar por empleado de su banco.

“La persona le dijo a la víctima de 75 años que su cuenta estaba comprometida”, dice un correo electrónico de Stephanie Slater, funcionaria de información de la Policía de Boynton Beach. “La víctima le creyó porque le dio información específica sobre su cuenta de cheques”.

 

El “representante del banco” le dijo a la mujer que alguien del banco iba a pasar a recoger las tarjetas de débito vinculadas con la cuenta., y minutos después alguien tocó a su puerta. La persona dijo que era un colega del “representante bancario” que había hablado con ella por teléfono, y se fue con las tarjetas de débito, además de prometer que regresaría pronto con tarjetas de reemplazo.

“Pero nunca regresó”, escribió Slater. “Los estafadores retiraron miles de dólares de su cuenta bancaria”.

Antes que terminara ese mismo día, los dos estafadores convencieron a un hombre de 88 años de que les entregara seis tarjetas de débito y crédito de Wells Fargo.

El tercer objetivo, un hombre de 71 años, llamó a Chase Bank antes de entregar números de tarjetas de débito a la persona que lo llamó. Cuando Chase le informó que nadie del banco lo había llamado, le cancelaron las tarjetas y le cambiaron los números de las cuentas antes que los ladrones pudieran retirar dinero.

Vale la pena recordar que nadie debe entregar información bancaria por teléfono. Además, que alguien tenga información sobre su cuenta bancaria no significa que esa persona es empleado de su banco. Verificar la información de cuentas de cheques no es muy difícil —el número de cuenta está en todos los cheques— y los estafadores se roban documentos enviados por correo para conseguir los números de cuentas.

Y de la misma manera que el Servicio de Rentas Internas no amenaza a nadie por teléfono para que pague sus deudas con efectivo o tarjetas de regalo, los bancos no envían personal a su casa para recoger tarjetas de crédito o débito.