Inicio  

 Lo Más Visto
- Acuerdo de reestructuración en la AEE afectará principalmente a hogares de bajos ingresos
- Por qué 1 de cada 5 personas en EE.UU. está ahorrando dinero debajo del colchón
- Comerciantes alertan de impacto del bono de Navidad
- MCS demanda a MMM por campaña en su contra
- GM pide revisar más de 600.000 camionetas 4X4 y SUV




  Por el libro
Bookmark & Share

28 de octubre de 2019

Chicago Tribune

Los que están estresados a menudo ya no pueden desconectarse, ni siquiera en su tiempo libre. Demasiadas cosas pasan por su mente y a veces incluso el cuerpo está inquieto. Entonces, puede ser que incluso una noche frente al televisor o una pausa en la silla de lectura no distraiga. Pero tal vez limpiar y ordenar ayude.

Si se emprende bien, las tareas domésticas pueden relajar y hacer feliz. "Al eliminar la suciedad, también se limpia el alma y se queda libre para nuevas tareas", dice Bernd Glassl, portavoz de la Asociación Alemana de la Industria de Cuidado Corporal y Detergentes (IKW).

Advertisement

Además, se genera rápidamente un efecto de bienestar. "Es una tarea que se puede llevar a cabo en un tiempo relativamente breve y en el que se ve de inmediato el resultado. Con 20 a 30 minutos de trabajo ya se consigue algo", señala Glassl.

"En el trabajo remunerado, a menudo se trata de proyectos que duran varios días, semanas, meses, y luego se tarda más en ver el éxito", agrega el experto.

¿Limpiar genera diversión?

Pero este enfoque no tiene éxito para todos simplemente así. Después de todo, las tareas domésticas son y siguen siendo una tarea que se debe hacer. Entonces, ¿cómo puede generar diversión limpiar?

Katharina Zaugg dirige una escuela de limpieza en Basilea. Su consejo: la limpieza no debe verse como una tarea molesta que se está obligado a realizar, lo que lleva a que se quiera completar lo más rápido posible. "Si bailas un vals, no lo bailes para que termine más rápido", compara Zaugg. Por lo tanto, es importante hacer que el tiempo pase de la forma más agradable posible.

Una manera de lograrlo puede ser ver el trabajo doméstico como un sustituto del deporte. Por último, el ejercicio físico también sirve para olvidar el día de trabajo y luego para acercarse al final de la jornada de una manera más relajada.

La limpieza de cristales, un buen ejercicio

"Quien pasa la aspiradora durante 30 minutos y luego lava el piso otros 15 minutos, consume un promedio de 200 calorías, esto es un mini ejercicio físico", precisa Alexandra Borchard-Becker, de una entidad de consumidores. Esto consume el equivalente a andar media hora en bicicleta.

La experta subraya que lo importante es hacer el movimiento de forma consciente. Quien usa la escalera de tijera como un "step", se estira y se arrodilla en lugar de agacharse, es más propenso a hacer algo bueno para su cuerpo.

La experta en limpieza Zaugg también lo deja en claro: "La limpieza es trabajo corporal. Estamos en constante movimiento".

Zaugg tiene consejos sobre cómo evitar la sobrecarga y, por lo tanto, un esfuerzo excesivo. "La presión de las manos suele ser demasiado fuerte, el peso de apoyo es suficiente. Simplemente se puede pasar junto a una mesa y acariciarla con la mano", explica la experta. "No hay que pararse e inclinarse hacia adelante y fregar hacia atrás y hacia adelante. Eso también es malo para los discos intervertebrales", advierte.

Aspirando al sonido del vals

El acompañamiento de las tareas domésticas con cosas lindas puede ayudar a realizarlas más a gusto. Zaugg sugiere que aquellos a los que les gusta, pueden pasar la aspiradora al ritmo de un vals. El portavoz de IKW recomienda incluso que la limpieza de la casa sea un acontecimiento entre amigos y que se reúnan para limpiar juntos: "Primero con una persona y luego con la otra. Cuando hay cuatro o incluso seis manos, algunas cosas van más rápido".

Y como en cualquier trabajo o deporte, también hay que crear incentivos, es decir, ofrecer recompensas. Después de limpiar, disfrutar de una pausa para tomar café en la mesa recién limpiada o de un baño de burbujas. Y cuando la sala de estar está ordenada, es hora de ir al sofá.