Inicio  





 Lo Más Visto
- Claro se niega informar a clientes de Auto Expreso
- Las estafas continúan… ahora con WhatsApp de colores
- Si maquillaje las ventas de autos en abril
- Mi Salud dejará de cubrir 61 fármacos
- LAS 20 MEJORES OFERTAS DE LAS TIENDAS DE ALIMENTOS PUBLICADAS EN PUERTO RICO




  Por el libro
Bookmark & Share

16 de mayo de 2017

Expansion.mx

Dos exempleadas de Walmart Stores demandaron a la minorista por rechazar sus pedidos para que limitara sus actividades que implicaban levantar paquetes pesados, subir escaleras y otras tareas potencialmente peligrosas.

La demanda colectiva, propuesta por Talisa Borders y Otisha Woolbright, fue presentada el viernes pasado en una corte federal en Illinois. Las extrabajadoras dijeron que hasta 2014, Walmart tenía una política general que negaba a las mujeres embarazadas las mismas comodidades que a personas con otras necesidades especiales.

 

La demanda colectiva podría incluir al menos a 20,000 mujeres y posiblemente hasta 50,000 que trabajaron en Walmart durante su embarazo antes del cambio de política, dice la acción judicial.

La compañía negó los reclamos de las mujeres en un comunicado entregado por su portavoz Randy Hargrove, y dijo que las políticas de embarazo de Walmart "siempre han cumplido o superado los requisitos de las leyes estatales o federales".

La empresa aseguró que una de sus políticas contra la discriminación considera al embarazo como una condición protegida. "Walmart es un grandioso lugar de trabajo para las mujeres", dijo la compañía.

Borders y Woolbright dicen que la vieja política de Walmart violaba una ley federal que exige a los empleadores que traten al embarazo como una discapacidad temporal y brinden las comodidades necesarias a las mujeres embarazadas.

En un caso de 2015, que involucró a United Parcel Service (UPS), la Corte Suprema de Estados Unidos dijo que los empleadores no pueden tratar a las trabajadoras embarazadas de forma diferente a quienes tienen otras discapacidades o condiciones médicas.

 

Walmart, el mayor empleador privado de Estados Unidos, cambió su política en 2014 para tratar al embarazo como una discapacidad. Pero los abogados de las demandantes dicen que los cambios son insuficientes y que planean una acción judicial independiente contra la nueva política.