Inicio  





 Lo Más Visto
- Distribuidores de autos también sufren con tapón en puertos
- Hay plantas que ni botándolas
- Hasta el 25% de los concesionarios de automóviles podrían cerrar
- Continúa la ola de robos de plantas eléctricas
- FCC asegura se necesitan más fondos en la Isla




  Por el libro
Bookmark & Share

16 de mayo de 2017

El Nuevo Dia

Nueva York.- El Desfile Nacional Puertorriqueño nuevamente está en medio de la polémica. La empresa Goya Foods anunció que retira su auspicio al evento en vista de la controversia generada por un sector que se opone a la participación del ex prisionero político Oscar López Rivera en la tradicional actividad.

“Esta decisión obedece a una campaña mediática y agresiva que está en las redes sociales contra nuestra compañía y sus excelentes productos, dando como razón que nosotros auspiciamos a un terrorista y miembro de la FALN, de nombre Oscar López”, reza la carta enviada por Goya Foods a los directivos del desfile dando a conocer su retiro como auspiciante.

Un grupo identificado como ‘Jóvenes del Partido Nuevo Progresista’ inició una campaña en las redes sociales desde donde llamó a boicotear a todas las firmas que auspician el desfile, a menos que la Junta del Desfile desista de invitar a López, a quien consideran “terrorista” por su supuesta participación en varios actos violentos hace 4 décadas.

La presión causó que la compañía GOYA Food, anunciara el viernes 12 de mayo su desvinculación del desfile, terminando una relación de 59 años como auspiciante.

Entre tanto, la junta directiva del Desfile Nacional Puertorriqueño (NPRDP, por sus siglas en inglés) que preside Lorraine Cortés-Vázquez emitió un comunicado explicativo sobre las razones que llevaron a la organización a conferirle al nacionalista boricua Oscar López el título de “Prócer de la Libertad” en el marco de la celebración que tendrá lugar el domingo 11 de junio.

“Las reacciones a la participación de (Oscar) López en el 60 aniversario del Desfile Nacional Puertorriqueño son evidencia de la extraordinaria complejidad y diversidad de perspectivas que conforman la identidad puertorriqueña”, destaca el NPRDP.

“Sin embargo, su participación en el desfile no significa un respaldo a la historia que llevó a su detención, ni a ninguna forma de violencia. Más bien, es el reconocimiento a un hombre y a la lucha de una nación por su soberanía”, afirma el NPRDP en el comunicado.

El documento de Goya firmado por su portavoz Rafael Toro añade que la decisión de la empresa es final y firme: “Lamentamos esta decisión, pero a la vez les recordamos que había una oportunidad para resolver este asunto, y es la retirada del señor Oscar López de todo lo relacionado a la parada.  Ustedes insisten en mantenerlo, por lo que tomamos la decisión de no participar este año”.

“Oscar López Rivera representa la voz, la tenacidad y la resolución de Puerto Rico y sus luchas. Su liberación no sólo es una victoria para nuestra Isla, sino también para la democracia y el sistema de justicia penal de nuestro país y por eso estoy orgullosa de la incansable defensa que llevó al presidente (Barack) Obama a conceder clemencia a Oscar. Somos solidarios con Oscar y agradezco el desfile del Día Nacional Puertorriqueño por reconocer y enaltecer su legado”, declaró la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito.

De su parte el senador estatal Rubén Díaz, de origen puertorriqueño, instó a Goya Foods a reconsiderar su decisión de retirar su auspicio al desfile.

“Sin Goya, el desfile puertorriqueño no tiene sabor”, tituló Díaz en su habitual columna “Lo que Usted debe Saber”.

“Como puertorriqueño, aprovecho esta oportunidad y oportunidad para hacer una llamada pública a los ejecutivos de Goya Foods para que reconsideren su decisión de continuar su gran y única participación en el desfile como lo han hecho durante tantos años, a través de huracanes, tormentas y tantos tiempos difíciles”.

López fue miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), que se atribuyó más de 100 atentados con explosivos en edificios públicos y comerciales durante las décadas de 1970 y 1980 en varias ciudades de Estados Unidos.

De acuerdo a información recopilada, el reconocimiento para López fue solicitado a los organizadores del desfile por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, con el respaldo de Mark Viverito.

Escándalos

A lo largo de su historia, la parada boricua se ha visto salpicada de escándalos. En su momento la campaña publicitaria de Miller Coors, “Emborícuate” causó malestar porque algunos consideraban que hacía ver a la comunidad boricua como borracha. En el 2014, la Fiscalía de Nueva York hizo un purga en la Junta Directiva por malos manejos de fondos.