Inicio  





 Lo Más Visto
- Las 10 mejores ofertas de alimentos según doctorshoper.com.
- Uno de cada cuatro trabajadores en EE.UU. gana menos de 17 dólares la hora, según Oxfam
- SE DISPARAN LAS QUIEBRAS
- Firman contrato para el dragado de embalses afectados por sedimento tras huracanes
- Mujer es estafada al solicitar préstamo por una página de Facebook




  Por el libro
Bookmark & Share

12 de junio de 2024

El Universal

Recibir una factura de luz elevada puede ser una sorpresa desagradable para muchos hogares. Entender las razones detrás de estos aumentos y cómo gestionarlos es crucial para mantener el control de las finanzas y contribuir al ahorro energético. En este artículo, exploramos las principales causas de las facturas altas de electricidad y ofrecemos consejos prácticos para reducir el consumo.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) identificó un aparato que consume más energía eléctrica en el hogar, especialmente durante la temporada de calor. Se trata del aire acondicionado, el cual puede aumentar su consumo de energía dependiendo de la capacidad del aparato y el tiempo que se mantenga encendido.

Por ejemplo, un aire acondicionado de 1 tonelada (12,000 BTU) puede consumir de manera bimestral hasta 756.0 kWh y 4536 kWh si se utiliza durante siete horas al día. En cambio, un aire acondicionado de ventana de 1.5 toneladas (18000 BTU) tendría un consumo bimestral de 1134.0 kWh y anual de 6804 kWh si se utiliza durante el mismo periodo. La CFE también alertó que si las habitaciones con aire acondicionado no tienen aislamiento térmico adecuado, el aparato trabajará con ineficiencia.

Consejos de ahorro de energía

Secar la ropa al aire libre: Aprovechar el calor para secar la ropa al aire libre cuando las condiciones climáticas lo permitan, ahorrando el consumo eléctrico de la secadora.

Lámparas LED: Estas pueden ahorrar más del 80% de energía eléctrica en comparación con las bombillas incandescentes y su vida útil puede superar las 10,000 horas.

Aprovechar la iluminación natural: Colocar los espacios de trabajo y estudio en lugares donde entre la luz del sol.

Apagar y desconectar aparatos no utilizados: Forjar el hábito de apagar las luces y desconectar los aparatos cuando no se estén utilizando.

Instalar el aire acondicionado en lugares adecuados: Debe estar lejos de fuentes de calor como lámparas o la estufa y no debe recibir directamente el sol.

Ajustar el aire acondicionado a 25 grados Celsius: Por cada grado menos de temperatura, su consumo de energía aumenta entre 4 y 6%.

Tomar conciencia del consumo de energía y seguir estas recomendaciones puede ayudar significativamente a reducir la factura de luz, además de contribuir al cuidado del medio ambiente.