Inicio  



 Lo Más Visto
- Analisis de aumento de peajes de Metropistas para automóvil.
- Trucos para conseguir el mejor asiento en un avión
- Alerta: Retiran medicamento para bebés de Walmart, CVS y Family Dollar
- Hacienda enviará cartas de cobro a los que no hayan pagado IVU por comprar en Internet
- TRUMP NO PUEDE SALVAR A LA INDUSTRIA DEL CARBÓN AUNQUE QUIERA




  Por el libro
Bookmark & Share

9 de marzo de 2018

El Vocero

Encaminar la política pública para requerir empleo a los participantes del Programa de Asistencia Nutricional (PAN) enfrenta un escollo lógico: ¿cómo se aumentará por medio millón la cantidad de personas empleadas, cuando no se ha reparado el problema de precariedad laboral que mantiene a más de 120,000 trabajadores pobres recibiendo asistencia del Estado y otros problemas que imposibilitan que más de 200,000 ciudadanos en busca de empleo lo obtengan?

Así lo planteó el profesor de la Facultad de Administración Pública y Estudios Internacionales de City University of New York (CUNY), Héctor Cordero, quien en entrevista con EL VOCERO invitó al gobierno a diseñar una estrategia más práctica en la implementación de cambios a las reglas del PAN.

Cordero recordó que conseguir empleo no exime automáticamente a las personas de necesitar el PAN, pues más de 120,000 participantes trabajan bajo condiciones de pobreza y sus ingresos resultan insuficientes para cubrir sus necesidades básicas y las de sus familiares.

El doctor en sociología y demografía sugirió, por tal razón, que el gobierno se enfoque primero en desarrollar iniciativas para mejorar la estabilidad económica de quienes ya están trabajando, sea a tiempo completo o parcial o mediante un negocio propio.

Los datos que del Departamento de la Familia reflejan que para abril de 2016 había 42,983 empleados a tiempo parcial y 27,108 empleados a tiempo completo que pese a su trabajo continuaban bajo el nivel de pobreza y cualificaban para el PAN. Otras 7,509 personas informaron tener negocio propio, lo que totalizaba 77,600 beneficiarios empleados.

Alza en los empleados

Esa cifra de personas empleadas aumentó, sin embargo, a 128,350, según datos de este año de Familia.

“La estrategia debe enfocarse en dos grupos primordialmente: los que ya están trabajando para solidificar esa conexión con su trabajo y que no pierdan la ayuda si trabajan más. ¿Cómo ayudas a una persona que está trabajando 20 horas para que trabaje 40? No le quitas el PAN por lo menos por los primeros seis meses a un año, y los que están buscando trabajo hay que ayudarlos y monitorear eso”, comentó Cordero.

Participantes buscando trabajo

Los datos para abril de 2016 reflejan que más de 217,295 personas informaron estar activas buscando empleo, lo que representaba entonces un 38% de la población sin discapacidad, según el análisis de Cordero.

“Ese es el aspecto que me pareció más como un discurso político, que como política pública. Como política pública, tú dices: ‘Hay 27,000 personas trabajando a tiempo completo, ¿cómo las ayudamos para que sus salarios no estén por debajo de la pobreza? Hay 42,000 personas que están trabajando a tiempo parcial, ¿cómo ayudamos a esas personas para que trabajen a tiempo completo sin que pierdan ese apoyo para (hacer) una comprita? Y, ¿cómo ayudamos a esas 217,000 personas que están buscando empleo?”, explicó el profesor.

“Entiendo que solidificar la condición de las personas en el mercado de trabajo es un interés social positivo. La pregunta es: ¿qué tipo de trabajo? ¿Qué calidad de trabajo?”, agregó.

Observó, a su vez, que hay tres ingredientes principales para el desarrollo de un negocio propio o pequeña empresa: tener conocimiento del mercado en que se va a insertar, tener destreza para conseguir el insumo y manejarlo para la venta; y tener capital para adquirir el insumo.