Inicio  

 Lo Más Visto
- Evaluación de la marca de arroz Great Value grano largo
- Investigan presunto fraude en venta de café "Mi AEELA"
- Acusan a cocinero por tumbarse $38,000 del restaurante donde trabajaba
- La crisis económica se lleva el 35% de las oficinas de abogados
- Se roban planta eléctrica de facilidades de estatua de Colón




  Por el libro
Bookmark & Share

29 de mayo de 2019

Primera Hora

A veces, cuando sacas la ropa de la secadora, te encuentras con un peso suelto y arrugado que no sabías que estaba perdido. O, quizás, tienes la suerte que -paseando tu perro cerca de tu casa- aparece tirado en el pasto un billete de $20, que alguien extravió.

Pues algo así es lo que, muchas veces, le pasa al Gobierno. Pero no se trata de 5 o 10 pesos, ni de dinero que se les perdió a ellos, sino que le ocurre con dinero de la gente. La Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) informó que tan solo el año pasado las arcas del Estado Libre Asociado recibieron $15,091,838.94 de “bienes líquidos abandonados”, cifra que se dispara a $126 millones si se calcula desde 2014 al presente.

“Muchas veces son casos de herencias, cheques de compañías de seguros que no se han cobrado”, dijo George Joyner, Comisionado de OCIF, en entrevista con Primera Hora.

Según explicó, se trata de dinero que el Gobierno intenta que los ciudadanos recobren. Dijo que en la isla existe la Ley 36 de 1989, o “Ley de dinero y otros bienes líquidos abandonados y no reclamados”, recurso que tienen todas las jurisdicciones de Estados Unidos y que -básicamente- busca que esos fondos abandonados lleguen a las personas que les correspondan.

Para eso, obligan a bancos, cooperativas e instituciones financieras, aseguradoras, entre otras, a publicar, al menos dos veces al año, anuncios en periódicos de circulación general para que la gente se entere de que hay cuentas con dinero en su nombre. Si ningún ciudadano cumple con ese trámite, el dinero finalmente pasa al Gobierno. La ley dispone que OCIF custodia el dinero por unos 3 años y, cumplido ese término, el dinero pasa al fondo general para usarse en un 15% para saldar deudas de ciertos créditos contributivos y el restante 85% para la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda.

“Esto levanta muchas reclamaciones y las personas reclaman los bienes líquidos (dinero en efectivo) directamente a las instituciones. Después de eso, en diciembre, el banco o la institución nuevamente prepara un informe de bienes líquidos no reclamados, de forma electrónica, y entonces remite ese informe a esta oficina, que tiene un área de bienes no reclamados y el dinero se remite a Hacienda. Entonces, por los próximos años, los ciudadanos pueden reclamar aquí a la oficina”, contó.

El funcionario indicó que todas las semanas va gente a su oficina o se comunica con ellos en relación a dinero en esas cuentas inactivas.

De hecho, estadísticas de OCIF apuntan a que son cientos las personas que todos los años reclaman dinero de esas cuentas inactivas. Aun así, cerca del 70% del dinero en cuentas inactivas pasa al Gobierno. 

Por ejemplo, en el año fiscal 2016-2017, previo al azote de los huracanes Irma y María, hubo unas 526 reclamaciones por las que se desembolsaron a esos ciudadanos $10,264,513.60. Pero, en ese mismo periodo, las instituciones recibieron $36,560,651.18.

Joyner explicó que no solo se trata de bancos, sino que si una empresa emite un cheque -por ejemplo entre empresas- y no se ha cobrado, deben notificarlo a OCIF para darle la oportunidad a esa otra parte de recuperarlo. 

“Somos humanos, se nos pierden las cosas, que si el escritorio o la mesa donde pones las cuentas tiene una estiba de papeles ahí, que todos tenemos vidas complicadas y extraviamos las cosas, pero para eso existen esas leyes para que los que tengan que informar al público lo hagan, y hay un mecanismo para que los que puedan reclamar el dinero lo reclamen”, dijo Joyner.

Explicó que anualmente su oficina hace indagaciones en diversas empresas, que deberían estar reportando y no lo hacen, y les requieren que informen sobre esos ingresos. La Ley 36 de 1989 dispone de multas de hasta $4,000 por infringir ese estatuto.

“Ellos no pueden simplemente borrar el cheque y quedarse con los chavos”, agregó el funcionario.

¿Cómo saber si tengo chavos que reclamar?

Los interesados en cotejar si tienen dinero en cuentas inactivas, pueden comunicarse a OCIF al 723-3131. También pueden buscar en el portal https://www.missingmoney.com/Main/Search.cfm