Inicio  

 Lo Más Visto
- Acuerdo de reestructuración en la AEE afectará principalmente a hogares de bajos ingresos
- Por qué 1 de cada 5 personas en EE.UU. está ahorrando dinero debajo del colchón
- Comerciantes alertan de impacto del bono de Navidad
- MCS demanda a MMM por campaña en su contra
- GM pide revisar más de 600.000 camionetas 4X4 y SUV




  Por el libro
Bookmark & Share

25 de octubre de 2019

Prensa Latina

Washington, 22 oct (Prensa Latina) Por primera vez, el número de destinos de exportación de petróleo de Estados Unidos superó la cantidad de fuentes de importación, debido al sostenido incremento de su producción nacional, reportó hoy una fuente oficial.

 

La Administración de Información Energética de este país (EIA, por sus siglas en inglés) precisó en un informe que si en 2009 la nación compró crudo a 37 fuentes al mes, en los primeros siete meses del año la cifra cayó a 27.

A su vez, en lo que va de año el país vendió petróleo a 31 destinos, que incluye a países, territorios, regiones autónomas y otras zonas administrativas.

Este aumento coincide con el levantamiento a finales de 2015 de las restricciones a la exportación de petróleo crudo nacional, subraya el texto.

Antes de esa fecha, las ventas al exterior fueron casi exclusivamente a Canadá.

Recientemente, la EIA pronosticó que Estados Unidos producirá un promedio de 12,4 millones de barriles de petróleo por día en 2019 y 13,3 millones en 2020.

Según el organismo, adscrito al Departamento de Energía, la nación promedió 11 millones de barriles diarios en 2018, un aumento de 1,6 millones en relación con el año anterior y entonces un récord para la nación.

También destaca que la producción de gas natural en el país promediará 91 mil 300 millones de pies cúbicos por día en 2019, ocho millones más que el anterior récord, alcanzado en 2018.

Para 2020 la cantidad superará los 92 mil 700 millones de pies cúbicos diarios.

En los últimos años la producción de petróleo nacional se elevó drásticamente por el empleo de nuevas técnicas como la fractura hidráulica (conocido en inglés como fracking), criticada por los ambientalistas por su elevado consumo del agua y altos índices de contaminación.

A esos volúmenes también aportaron la explotación de grandes yacimientos de esquisto o petróleo no convencional.