Inicio  





 Lo Más Visto
- Cautela... ciudadana encuentra gusanos en pollo asado de supermercado Econo de Carolina
- Una encuesta muestra que cada vez más personas se quedan solteras
- 35 Fiscales Generales A La Fcc: No Quiten Las Protecciones De Los Consumidores De Banda Ancha
- Mujer está a punto de perder su hogar en Ceiba por error municipal
- Departamento de Justicia radica 123 cargos contra hotel por evasión de impuestos




  Que no te cojan de...
Bookmark & Share

15 de diciembre de 2016

Prensa Asociada

MINEOLA, Nueva York — Katrina Williams quería una alternativa segura para fumar, y los cigarrillos electrónicos parecían ser una buena respuesta hasta que un buen día uno de estos productos explotó dentro de su bolsillo mientras manejaba de su casa al salón de belleza.

"Fue como un petardo", dijo la neoyorquina, quien resultó con quemaduras de tercer grado en su pierna. La explosión le rompió el pantalón y los pedazos del cigarrillo, conocido en inglés como e-cigarrete, quedaron pegados en tablero de mandos de su auto.

Eso fue en abril. Williams, mánager de cargo, dijo que todavía no ha podido volver al trabajo.

"Fue muy perturbador", dijo.

En el último año se han reportado accidentes parecidos, cada vez con mayor frecuencia, a la vez que ha aumentado el uso de los cigarrillos electrónicos. Aparentemente, las pilas fallan y éstas serían responsables de las explosiones.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), que comenzó a regularizar los cigarrillos electrónicos en mayo, dijo que en el 2015 y principios del 2016 recibió 66 reportes de explosiones, tras registrar 92 explosiones del 2009 a septiembre del 2015.

PUBLICIDAD

A fines de noviembre, un empleado de una tienda en Grand Central Station, en Nueva York, estaba recargado en un mostrador cuando un cigarrillo electrónico explotó en su bolsillo. Una cámara de seguridad captó el momento en el que el trabajador trataba frenéticamente de sofocar un abanico de chispas.

La cantidad registrada por el FDA podría estar arrojando cifras por debajo de lo real. El Centro Médico Harborview en Seattle dice que ha recibido unos 23 pacientes con quemaduras de cigarrillos electrónicos desde que comenzó a llevar la cuenta informalmente en octubre del 2015.

"Son extremadamente peligrosos y necesitan ser rediseñados o revisados", dijo Marc Freund, abogado de Nueva York que representa a Williams y a un adolescente de 14 años que quedó parcialmente ciego luego que un cigarrillo electrónico explotó en un kiosco que vendía estos productos en un centro comercial de Brooklyn.

Los problemas de estos aparatos están vinculados a las pilas de litio-ion que usan, que ayuda a evaporar nicotina líquida en vapor, que según los distribuidores de estos productos y algunos expertos de salud es menos dañino que los cigarrillos de tabaco regulares.