Inicio  



 Lo Más Visto
- ¿Con cuánta frecuencia nos debemos bañar?
- Revise su leche ‘de almendras’. Ordenan recoger algunos cartones por contener leche de verdad
- Se vacía la Isla
- Se disparan reclamaciones contra Triple S por María
- Cargos contra mujer que robó a su exsuegra $54,750




  Por el libro
Bookmark & Share

24 de enero de 2018

Noticel

La Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones (JRT) celebró vistas para requerir información a las compañías de telecomunicaciones sobre los créditos anunciados y concedidos a sus clientes tras la interrupción de los servicios por el paso del huracán María.

La presidenta de la JRT, Sandra Torres López, explicó a NotiCel que las vistas comenzaron el martes pasado, pues la mayoría de las querellas recibidas en la JRT en tiempos recientes se relacionan con las facturas enviadas por las compañías de telecomunicaciones y la calidad de los servicios que reciben los clientes.

“Las velocidades... no vamos a tener una capacidad al 100 en la medida que dependamos todavía de plantas eléctricas. Sobre los créditos concedidos por las compañías, emitimos una resolución solicitando información específica en cuanto a la forma y manera en que se habían concedido los mismos. Este martes pasado comenzaron las vistas para hacerles requerimientos de información a las distintas compañías para nosotros asegurarnos que se cumplieron las ofertas anunciadas en la prensa al consumidor,” dijo Torres López, en referencia a la Resolución JRT-2017-CCG-0002.

Esta resolución ordena a las compañías de telecomunicaciones informar el tipo de crédito que ofrece a sus clientes, cuántas facturas o ciclos de facturación incluirán dichos créditos y cómo han hecho saber su intención de concederlos, so pena de sanciones económicas.

Aún la Isla trabaja en el proceso de recuperación del sistema de telecomunicaciones existente, aunque la JRT asegura que considera alternativas para mejorar la redundancia en infraestructura.

“Estamos en el proceso de restablecer los servicios existentes y estamos utilizando algo que nos servirá de cara al futuro que es el soterrado de línea y de fibra para no depender de los postes de energía eléctrica. En términos de la redundancia, no se ha comenzado todavía pero estamos pensando en que las microondas y los “cells on the wheels”, teléfonos satelitales y el teléfono de línea fijo de cobre van a ser alternativas para robustecer la estructura que se ahora mismo se está reparando”, indicó.

De unas 1,675 torres, un 5% de ellas colapsaron. Mientras, las antenas sí sufrieron daños significativos: de las 2,659 existentes el pasado 20 de septiembre prácticamente todas fallaron en la medida que se cayeron o se movieron y hubo que arreglarlas.

“Ya tenemos 2,440 antenas que están reparadas, eso equivale a un 91.76% de las antenas. Sin embargo tenemos una situación cuando sacas un porcentaje de todas las compañías, básicamente el 55% de toda la infraestructura –torres, antenas y oficinas centrales- está dependiendo todavía de plantas eléctricas. Eso crea un grado de vulnerabilidad en la estabilidad de lo que ya se ha reparado,” enfatizó.

“Al estar funcionando tanto tiempo con planta eléctrica... que es sólo para emergencia, cuando hay que quitar la planta, cambiar el diésel o darle mantenimiento va a haber unos lapsos de tiempo donde comunicaciones que estén tratando de entrar por alguna de esas antenas pudieran confrontar algún tipo de problema”.

Aunque la JRT no es la encargada de otorgar permisos para instalación de nuevas torres, ese organismo interviene cuando se solicita una variación al permiso otorgado.

“Cuando tienes una torre en un lugar que ya se llenó con antenas y aun así esa área poblacional todavía continúa teniendo problemas de comunicación, puede ser que haya que instalar una torre adicional. Tenemos la obligación de evitar la proliferación de antenas, por lo que verificamos si realmente es necesario establecer o construir esa nueva torre.”

Torres sostuvo que aún queda tiempo para que esta industria se recupere del todo y alegó que posiblemente en el mes de febrero podría completarse la recuperación total que lleve señal celular a los pueblos más remotos de la isla.